>

Un hombre que viajaba en autobús desde la provincia de Santiago del Estero (norte) a la capital argentina fue detenido cuando gendarmes descubrieron que llevaba centenares de reptiles y una mulita (mamífero con caparazón) en su equipaje, informó el sábado un guardafauna.

“Los pasajeros venían viajando con 40 víboras arriba del autobús, más lo que venía en las cajas” en la bodega del ómnibus, dijo el ingeniero Daniel Chersich, guardafauna de la provincia de Santa Fe (noroeste), quien investigaba una red de tráfico de fauna del norte del país y participó del operativo.

Los gendarmes interceptaron el autobús con el dato sobre un posible caso de tráfico de animales y tras pedir los papeles a los pasajeros, advirtieron que se movían las bolsas de equipaje de uno de ellos y, al abrirlas, aparecieron decenas de culebras.

Al revisar el resto del equipaje del traficante, descubrieron el total de la carga, pero los funcionarios “tenían terror de abrir las bolsas”, dijo Chersich en declaraciones al diario Clarín.

El traficante abordó el autobús en Santiago del Estero (1.150 kilómetros al norte de Buenos Aires), donde había pasado tres meses en el monte capturando los animales para su venta.

El hombre transportaba 186 tortugas terrestres -una especie en peligro de extinción-, 63 lampalaguas o boas de las vizcacheras, 63 boas arcoiris, 48 culebras nariguda, 89 culebras verde, 105 culebras terrícolas, 32 culebras grises y 44 víboras coral, además de 40 lagartos y una mulita, según el detalle ofrecido por el guardafauna.

Anuncios