>

Por Fabiola González Ontiveros

Hace poco escuché un comercial, no recuerdo bien de qué se trataba pero era del gobierno, y al final del anuncio decía la frase “el que paga manda”. No sé ni de qué era, qué derechos anunciaba, alguna jalada como el del promocional que va una persona a preguntar cuánto se gastaba el gobierno en algo y le contestaba porque es el derecho a la información o algo así, pero el comercial que les cuento que escuché me dio muchísima risa y me pareció que no tenía sentido, siendo el gobierno quien manda y nosotros los que pagamos.

Menciono esto porque este martes me levanté muy temprano puesto que tenía que acompañar a mi mamá a una de las clínicas del IMSS en Guadalajara, la cita era a las 9 pero recomendaban estar media hora antes, usted sabe, por aquello de que les es imposible dar citas con horarios, uno a las 9, uno a las 9:15, otro a las 9:30… no, los hacen ir a todos a las 9, seguramente me lo justificarían diciendo que es por si uno no va pues pasa el siguiente, pero estaría mejor organizado.

Pero total, ahí estábamos a 15 para las 9, ni una sola silla disponible y mucha gente enferma o acompañando a un enfermo. Claro… ¿qué más se podía esperar en un hospital? Gente que se veía fastidiada de esperar, gente que se veía bastante acabada, o esperanzada, se ve de todo en un lugar de esos.

Todos tienen que aguantarse y esperar hasta la hora que los llamen, así que mi mamá esperó alrededor de 2 horas, para que durara en el consultorio como 15 minutos. Me dio la receta para recogerla en la farmacia y cuando la leí, me di cuenta de que eran los mismos medicamentos que tiene tomando desde hace tiempo y aunque le ayudan, no la curan.

Pero bueno, fuimos a recoger los dichosos medicamentos, y si a usted le ha pasado, ya sabrá que es bastante común que no tengan alguna de las medicinas y les digan que regresen otro día o a otra hora, así que ya estaba esperando yo que no me dieran alguna, pero por suerte sí las hubo todas.

Mi mamá después llegó con cara de impacto y dijo: “no lo puedo creer… en serio no lo puedo creer” así que supuse que ya le habían salido con alguna jalada, y así fue. Resulta que recomendaron hacerle unos análisis, pero ¿para cuando cree usted que le dieron la cita? No julio ni agosto, ni siquiera en octubre, ¡hasta enero se la dieron! Francamente me parece una burla eso.

Gracias a Dios mi mamá no tiene ningún problema grave, pero si fuera algo más serio de aquí a que le toque la mentada cita ya se murió, como la mujer que tenía cáncer y después de dos años con la enfermedad y meses pidiendo una cita para que la atendieran, se terminó muriendo y un mes después le llega un correo con una cita para ser atendida en la delegación estatal del IMSS.

El correo fue enviado el 3 de marzo y llegó a la familia hasta el 18, y no era más que una cita abierta diciendo que podía ir de lunes a viernes de 8am a 2 pm. Ella se murió el 21 de febrero, sin ser atendida por supuesto.

Me molesté mucho por la ineficiencia de la institución, sé que tienen millones de pacientes por todo el país, pero sigue siendo una burla.

¿Por qué está mal? Pues porque no es de a gratis, uno paga sus impuestos, su seguro, para que lo puedan atender en caso de algún problema, y todo mundo dice “es que ahí no hay que pagar”, y no es en el instante, pero de que uno paga, lo hace, entonces dónde quedan esos comerciales de gobierno de “el que paga manda”. El gobierno se carcajea de nosotros todos los días y nosotros no podemos hacer más que agachar la cabeza, porque no tenemos ningún poder, y por lo menos en el caso de la salud, lo que le llaman el seguro, es solamente la certeza de que no te va a servir para cuando lo necesites, no sé por qué se llama seguro la verdad. Si uno de todos modos paga por el servicio, mejor que se pague en una clínica que sí te atiendan.

El problema es cuando la gente que no tiene los recursos suficientes para pagar un hospital particular tiene que poner toda su esperanza en los hospitales de “ahí a ver cuando te toca” del IMSS.

Nadie espera que el gobierno le ayude, francamente, es tan poco lo que todos esperan de este país que estamos resignados a la miseria, y si al gobierno le preocupara aunque sea solo un poco esta nación, debería de ocuparse en lo principal que no es ni siquiera los altos impuestos o el narcotráfico, sino la salud de los mexicanos, que si se mueren esperando una cita, al final son ellos los que tienen menos ingresos, que usted dirá, no es mucho lo de una persona, pero si 1000 personas mueren esperando atención médica, ya es lo del sueldo de algún funcionario patito.

Los funcionarios se hacen pato porque no son personas normales, tienen todos los privilegios con los que la aplastante mayoría del país no cuenta, pero tal vez si voltearan hacia abajo y vieran todo lo que la gente sufre, se darían cuenta de que el pueblo necesita que dejen de rascarse la panza y se pongan a trabajar.

Anuncios