>

+ Que la empresa constructora
les debe medio millón de pesos

Por Alejandro González Ontiveros.- Ya se van a ir y no les han pagado a varios trabajadores de la obra del edificio del Inifap en Tepatitlán, por lo que con pancartas se manifestaron afuera de la obra con el fin de que les den alrededor de medio millón de pesos que afirman que aún les deben.

Trabajadores venidos algunos de ellos del estado de Puebla, encabezados por José Cinto, afirman que ellos fueron los encargados de surtir el mármol empleado en el nuevo edificio, que fue construido por la empresa Lebanc, que es la misma que hizo el contrato con los marmoleros y que debe pagarles por el trabajo.

José Cinto asegura que ellos cumplieron puntualmente con la entrega del mármol, el cual es extraído y procesado en Puebla y llega a Tepatitlán listo para colocarse, sin embargo, la empresa constructora aún debe varias entregas de este mineral.

Los quejosos dicen haber firmado un contrato en donde Lebanc les pagaba un 30% del valor del mármol al momento de la entrega y para el 70% restante había un plazo de 30 días, sin embargo hacen falta varios pagos, siendo el último de ellos con fecha de febrero, por lo que se puede decir que todos los adeudos ya están vencidos.

Cinto manifiesta que ellos no quieren que les paguen intereses ni recargos, solamente lo que les deben, además que se han manifestado de manera pacífica, sin agredir a nadie ni entorpecer los últimos trabajos de construcción que aún se llevan a cabo en el campo experimental.

La preocupación de los marmoleros es que sólo faltan unos pocos días para que la obra se entregue y sea inaugurada por las autoridades, por lo que después de esto verían casi imposible que alguien les pague. Y a decir de los manifestantes, hay varias empresas contratadas a las cuales también se les debe fuertes sumas de dinero.

Los inconformes aseguran que la protesta no va dirigida contra la Inifap ni el gobierno federal, pues estos aprobaron el presupuesto que les presentó Lebanc y dieron hasta el último centavo solicitado por la empresa. Así que Cinto considera que si ahora falta dinero es por desvíos de recursos o mala planeación.

Al lugar llegó un representante de Lebanc, quien habló unos minutos con los quejosos y les dijo que si se demostraba jurídicamente que la empresa les debía algo, serían liquidados hasta el último centavo, pero también hizo saber que ellos no debían nada y que la protesta debían hacerla contra los que realmente eran los que les adeudaban, aunque no dijo específicamente quién.

También les advirtió que existe la sospecha de que el mármol surtido no era el que se había solicitado pero sí cobrado como tal, pero esto lo determinaría un laboratorio que Lebanc contrató para tal fin y que en los próximos días daría a conocer los resultados. Y en caso de que el material no fuera el solicitado, se podría considerar un fraude y entonces la empresa contrademandaría a los marmoleros.

Ante esto, José Cinto argumenta que desde octubre han estado entregando el mármol y ya está todo colocado y qué casualidad que hasta ahora la empresa habla que no es lo que solicitó y que demandará por eso. Que eso lo hacen para no pagar y tratar de voltearles la tortilla, pero si no era el mármol debieron detectarlo desde el principio y negarse a utilizarlo o en su defecto pedir una compensación.

Anuncios