>

Poza Rica, Veracruz.- Llego a esta ciudad el mero 18 de marzo y varias de las avenidas principales están cerradas por un desfile.

El día de la Expropiación petrolera es recordado más que nada en figuritas y dibujos de los niños de primaria por la tarea que les dejan sus maestros en alusión a esa fecha importante de la historia del país.

Pero en Poza Rica se festeja con un desfile y un homenaje a Lázaro Cárdenas, de quien tienen una estatua en una de sus calles. Y cómo no hay que festejar, si Poza Rica es cuna de la industria petrolera del país, pues fue en este lugar donde se perforaron los primeros pozos y se asentaron las primeras plantas petroquímicas de México.

Casi todo Poza Rica vive del petróleo, pues prácticamente en cada familia hay un miembro que trabaja en algo relacionado con este energético, aunque lo más curioso y contrario a lo que pudiera pensarse, Pemex no es el que da trabajo a la mayoría de los pozarricenses, sino las empresas privadas que la paraestatal contrata.

Después de 73 años de la expropiación, sería lógico pensar que Pemex es autosuficiente y cuenta con su propia tecnología y equipos, máxime que México es uno de los principales productores de petróleo y que durante años esa empresa nos ha bombardeado con publicidad donde dicen que tienen una tecnología muy chingona y que se la comen sin pelar en lo que se refiere a la industria petrolera.

Pero Pemex va a llegar a su siglo de vida y sigue con carencias. La muestra está en Poza Rica, donde hay decenas de empresas privadas contratadas por la paraestatal para realizar prácticamente todos los trabajos que debería hacer Pemex.

Pemex no explora, no perfora pozos, no transforma ni procesa el petróleo; solamente pone sus logotipos a las entradas de cada instalación o complejo y distribuye el combustible ya producido a lo largo y ancho del país -y con muchos riesgos y deficiencias por cierto-.

Es ridícula la frase de que el petróleo es de los mexicanos, la mayoría de los mexicanos no se beneficia del energético, salvo que se sea propietario de una gasolinera o tener un puesto clave en el sindicato.

La gasolina, el gas y demás combustibles son carísimos y las cosas que necesitan de estos combustibles para producirse también, como la energía eléctrica. Pemex y el gobierno podrán decir que la paraestatal ayuda a las finanzas del país con los llamados “excedente petroleros” o donando asfalto para tal o cual calle o carretera…

Pero eso y nada es lo mismo, si en Tepa no hay ni un metro de asfalto donado por Pemex, entonces ya no nos tocó el supuesto beneficio a los más de 100 mil personas que habitamos este municipio. Además, no a todos los estados les llega el excedente de marras del que tanto hablan.

Las únicas que son beneficiadas por el petróleo son aquellas empresas que Pemex contrata para que le hagan su chamba, que para colmo, son extranjeras o transnacionales la mayoría de ellas; pero de esto los únicos culpables son la paraestatal y el gobierno.

Hace tiempo Pemex pedía que los diputados aprobaran la inversión privada para la exploración de aguas profundas y así conseguir más petróleo, cosa a la que se opusieron con el grito en el cielo los legisladores comunistas, para variar…

El petróleo no es nuestro, sí del país, pero igual no nos beneficia, entonces, por qué no dejar que empresas privadas le entren a la perforación de aguas profundas, si de todas maneras ya hay capital privado en prácticamente todo el proceso del combustible.

De todas maneras, seguiría la gasolina igual de cara, así que para los mexicanos no cambiaría en nada la situación, pero sí cambiaría si no se hiciera nada, pues entonces se acabaría el petróleo en muy pocos años y ahora sí, si nos quejábamos de los precios de los combustibles, agárrense para cuando tengamos que importar todo el combustible de nuestros vehículos y las estufas de todas las casas…

Anuncios