>

Logo-Pórtico
¿De verdad, todo debe ser negocio ahora?

Hablar de este tema tiene repercusiones impensables. Lo sé y me atrevo. Cualquiera que ha padecido un accidente, en sí o con algún familiar, sabe lo importante que resulta recibir respuesta oportuna de esos ángeles que son los voluntarios, los empleados o los colaboradores de los organismos de auxilio y socorro. En Tepatitlán una de las instituciones que ha sufrido un embate histórico y permanente, desde hace una década, es la Cruz Roja Mexicana.

¡Pobre Cruz Roja!, ha caído en manos que tienen muchas ganas de apoyar, pero no han dado con el clavo de cómo resolver su principal misión: atender al ciudadano en casos de emergencias médicas. Y es que no la tienen fácil los que están ahí. Los voluntarios son pocos y se dicen mal atendidos. Los empleados se dicen sin apoyos y sin herramientas suficientes. Los administradores luchan contra los gastos, porque no alcanzan los ingresos. Los directivos no conocen o no quieren conocer cómo sacar del bache en el que se encuentra esa honorable institución.

Si, es cierto, hoy tenemos un equipadísimo cuerpo de Bomberos en Tepa, incluso con sueldo del Ayuntamiento. ¡Qué bueno! También tenemos un sistema de Protección Civil que depende del gobierno municipal. ¡Estupendo! ¿Y qué pasará cuando los políticos decidan que ya no tienen dinero para esos departamentos?,

Y qué pasa cuando las políticas partidistas alcancen a las políticas de servicio? La Cruz Roja es, por sí, un organismo apolítico, apartidista, agnóstico. Esos son algunos de sus grandes valores. Algunos que le han hecho pervivir, aún a pesar de las crisis, aún contra las pésimas decisiones de más de algún “presidente” que ha llegado a usar el cargo para tomar decisiones que con el tiempo le han perjudicado.

Este debe ser un llamado para el sector productivo de Tepatitlán, para los profesionistas, para los comerciantes. Debemos rescatar la Cruz Roja de Tepa. La gente que ahora opera ese organismo grita desesperadamente por apoyo, pero el organismo mismo pide angustiosamente unas manos que la rescaten de algunos integrantes y algunos modelos operativos que ya están agotados, por edad, por sistema o por oposición.

Hemos sido testigos y beneficiarios de la oportuna presencia de la Cruz Roja en algunos accidentes de amigos y familiares. Yo puedo decir que la Cruz Roja me ha ayudado y me ha atendido en casos de emergencia. ¡He sido bendecido por la respuesta de la Cruz Roja! ¿Cuántos pueden decir lo mismo, en los últimos meses? Sabemos que la respuesta en algunos accidentes recientes, cercanos a Tepatitlán no han sido atendidos con oportunidad, con equipo, con disposición.

Son esos pequeños detalles que ya comienzan a salir a la luz pública, que comienzan a generar discordia interna y externa, lo que nos motiva a compartir con el lector este tema. Ojalá que la sociedad se tome el reto de rescatar a la Cruz Roja de Tepa. Es evidente su estado enfermizo, la terapia intensiva en que se encuentra. ¿Quién ayuda a la Cruz Roja?, ¿Quién la dirige?, ¿Quién la cuida?, ¿Quién la supervisa?

Anuncios