>

Por Rubén Arias Barajas

Vaya para ustedes el saludo de siempre.

No cabe duda que la influencia de los gringos sigue siendo algo que nos avasalla en muchos sentidos. Me refiero, particularmente en esta nota, a lo que es el consumismo exagerado que nos han vendido de muchas maneras aunque pueda sonar redundante, pero dados como somos a copiar conductas ajenas, pues eso sucedió.

Por andarles copiando por ejemplo, nos hemos convertido en el Pais con los niños más obesos en el mundo, y tenemos el segundo lugar en obesidad entre los adultos. La pizza, los hot dogs, las hamburguesas y otras linduras como la coca cola y otras bebidas dizque energéticas que ellos consumen, han llegado a meterse entre nuestra dieta cotidiana con muy negativos resultados, pero ahí estamos.

El gusto por los deportes que aquí se practican poco y mal como el futbol americano, no deja de tener sus adeptos si no tantos en cuanto a practicarlo, si a seguirlo en las transmisiones televisivas.

Como que se nos figura que si adquirimos esos hábitos, como que nos tornaremos gente de primer mundo, del capitalismo, de los poderosos del planeta. Y bueno, pues como que la generalidad prefiere estar con los triunfadores y esa imagen nos han dado.

Y yo me pregunto por qué no les hemos copiado otras cosas que son buenas. ¿Nada más las malas?. Por ejemplo, el tener depósitos con periódicos en donde están abiertos para que tomes uno y deposites una moneda por el valor del mismo. Que no tires basura por dondequiera. Que manejes a la velocidad que los señalamientos te indiquen. Que tengan y muestren un enorme respeto por la Ley. Que no fomentan la corrupción con las mordidas conocidas y famosas en nuestro Pais. Que prefieran consumir los productos hechos en su propio Pais porque entienden que generan empleos y que las ganancias de los mismos, se reinvierten ahí mismo.

Sería una lista muy larga para enumerar las conductas y actitudes positivas que nuestros vecinos del Norte nos demuestran cotidianamente cuando tienes la oportunidad de convivir con ellos allá en su Pais.

Otra cosa es por ejemplo, el título de ésta nota, lo relativo a la telefonía celular y doméstica. En la primera, sobre todo, tú puedes tener tu línea telefónica a bajo costo al igual que el aparato. Los minutos que utilices en llamadas, son sumamente baratos comparados con el mal y carísimo servicio que tenemos en México.

No por algo hemos hecho durante 3 años consecutivos muy famoso a don Carlos Slim el hombre más rico del mundo. Y como no hacerlo, si pagamos tarifas de super primer mundo y recibimos servicio de tercera. Me platicaba un amigo que recién regresó a México a vivir ya de planta después de haber estado allá durante muchos años, que él contrató tres líneas telefónicas de celular, para su uso personal y dos más para sus hijos. Le costó pagar al mes alrededor de mil pesos en un plan en donde tenía tantos minutos para llamadas a cualquier compañía de teléfonos, a aparatos domésticos y hasta los fines de semana, llamadas gratuitas a México de manera ilimitada después de las 7 de la noche.

¿Por qué lo menciono?, bueno, pues porque si allá se puede hacer eso, también se debería poder acá, pero la voracidad y la tolerancia del Gobierno Mexicano, es lo que permite que abusivos como estos nos esquilmen con nuestra propia colaboración claro, porque estoy seguro que tomamos hábitos de ellos que si usan más la telefonía para asuntos serios y para hacer negocios y nosotros, la gran mayoría, para tener status, para bromear y otros cuántos para asuntos serios.

No hace mucho no teníamos al alcance la telefonía celular y el mundo seguía girando, los negocios se seguían haciendo y nos dábamos nuestras mañas para estar comunicados. Claro, tiene muchas ventajas, no lo dudo, pero creo que nosotros exageramos porque hay hasta niños pequeños que tienen su celular solamente como un juguete o para presumirlo con sus amiguitos.

Pero bueno, seguiremos siendo imitadores y chafas además, porque somos borregos agachones que no protestamos ni nos inconformamos y mucho menos presionamos de alguna manera para que las tarifas telefónicas se bajen a un nivel que les permita ganancias razonables a sus dueños.

Por ahí de vez en cuando aparecen mensajes en el correo electrónico donde nos invitan a hacer ciertos paros, a no usar los celulares en determinada hora, para que se sientan los efectos de nuestra protesta, pero hasta donde sé, casi nadie le ha dado seguimiento y por lo mismo, no ha surtido efecto.

Sin embargo, Televisa, éste monstruo de las comunicaciones, creo que sí logrará lo que tantos millones de usuarios no hemos hecho. Traen pleito al parecer con Carlos Slim porque también Televisa quiere, porque puede, entrarle al negocio de la telefonía celular, el internet y lo que ya hace, la televisión. Tiene satélites e infraestructura para poder competir y ahora sí se ha soltado con una gran campaña de desprestigio y concientización mediática en contra de Telcel, así que a ver si ahora nos colgamos de ese pretexto y si apoyamos algo para que nos cobren lo justo.

A ver si ahora.

Nos leeremos en la próxima entrega.

Anuncios