>

El Universal.- En numerosas ocasiones se ha escuchado hablar del gusto que los narcotraficantes sienten por los animales exóticos. Pues la excentricidad de uno de ellos, Pablo Escobar, deriva ahora en serios problemas tanto para los animales como para los humanos en Colombia, pero un cineasta reflexiona sobre la similitud de los hipópotamos con los narcotraficantes.

Los hipopótamos son de los animales más peligrosos pues son agresivos, territoriales y se calcula como el animal responsable de más muertes en África. Los machos pueden pesar más de 4 toneladas y medir más de 5 metros de largo, además de alcanzar 30 km por hora. En Colombia un grupo que perteneció al narcotraficante Pablo Escobar causa caos.

“De todos los problemas que trajo al país (el narcotraficante Pablo Escobar), es quizá el último que le faltaba a Colombia: una peste de hipopótamos que andan flotando en el agua por todas partes, que andan libremente y nadie puede controlar”, asegura el director colombiano Antonio von Hildebrand, quien presentará en el Festival Internacional de Cartagena de Indias un documental sobre la temática: Pablo´s hippos .

Los hipopótamos llegaron a Colombia en avión. El narcotraficante Pablo Escobar, en 1983 compró animales exóticos a lo largo del mundo, entre ellos cisnes, jirafas, gacelas, cebras, canguros, leones, tigres y una pareja de hipopótamos. El periódico El Tiempo le llamó la “narco-arca”. Escobar buscaba construir un zoológico en su propiedad la Hacienda Nápoles.

Las autoridades que interceptaron el avión mandaron los animales directo al zoológico de Santa Fe de Medellín, después de no encontrar droga ni armas. Escobar, mediante sobornos, logró que los animales llegaran a la Hacienda sanos y salvos.

Con el tiempo, la Hacienda logró albergar más de 2.500 animales,entre ellos, elefantes, cocodrilos y una pareja de loros negros única en el mundo, y hasta un “parque jurásico” que incluía réplicas a tamaño real de dinosaurios.

Después de la muerte del narcotraficante, la Hacienda decayó. El gobierno se apropió del terreno y los animales llevados a diversos zoológicos, o en su defecto cocinados o robados, después del saqueo de la Hacienda en 1993.

Pero la pareja original de hipopótamos tuvo una gran descendencia, y se calcula que en la actualidad aún viven una veintena de ellos en Puerto Victoria, a las orillas del río Magdalena y a 100 kilómetros de Medellín.

Hace tres años una pareja de hipopótamos expulsados de la manada escaparon, viajaron 150 kilómetros al norte por el río Magdalena. Siguieron con sus modos instintivos de vivirr, incluida la reproducción. En 2009 un grupo de soldados mató al macho- bautizado como Pepe por los lugareños- ya que el Ministerio de Ambiente colombiano había autorizado la caza de tales animales ante los daños que comenzaron a causar
Von Hildebrand calcula que hay por lo menos 30 hipopótamos vagando por Colombia y se han convertido en un quebradero de cabeza: acaban con cultivos (comen 50 kilos de hierba al día), rompen cercas, matan ganado y atacan a campesinos y pescadores. “Salen de la manada porque han sido expulsados por el macho alfa y entonces buscan hembras. El problema es que no estamos en África y no las van a hallar. Se han convertido en una especie de monstruo de lago Ness caribeño”.

Para su documental, afirma el cineasta, “lo que quise es tomar la marca más absurda que nos dejó el narco para hablar de todo lo que nos había pasado. Y descubrí que los narcotraficantes tienen similitudes con los hipopótamos, o al menos Pablo Escobar las tenía. Son gorditos, lampiños, extremadamente agresivos, no particularmente inteligentes pero muy fuertes, y todo lo que hacen es por territorio y por hembras”, reflexiona.

Von Hildebrand enumera las similitudes: “Cuando el líder de la manada es viejo, llega otro y lo mata para tomar el liderazgo, como los narcos. Matan de inmediato a cualquiera que se les cruce en el camino, como los narcos. Son paranoicos, como los narcos. En Colombia no tenemos al elefante en el cuarto, es el hipopótamo en el cuarto. Y si lo sacamos nadie lo va a querer. Estamos rodeados de hipopótamos, se están reproduciendo y tenemos que hacer algo al respecto”.

Anuncios