>

Por Norberto Venegas*

No sé usted, pero yo no logro entender la lógica de algunas, la mayoría, de la acciones de la actual administración, encabezada por Cecilia González (La Polla).

Ejemplos sobran: la designación de los delegados municipales sin consultar a la ciudadanía; los más de trescientos despidos injustificados y la consecuente contratación de gente sin afán de servicio; los raros movimientos en el organigrama; las obras empezadas cacareadas y nunca terminadas; el querer comprar terrenos a sus amigos para hacer casas, de una forma sospechosa.

Queda claro entonces que no hay una correcta planeación, no hay proyección, no hay cabildeó, parece que todo obedece a meras ocurrencias o a caprichos.

Un ejemplo que merece ser analizado es el de la avenida González Carnicerito, obra que fue vendida como “la obra más importante y de impacto regional”.

No sé cual es ese impacto, pero bueno así la presentaron (para justificar que se hiciera con recursos del FONDEREG). Esta obra la iniciaron a finales del año pasado (después de una disfrazada licitación, que fue ganada por la empresa que más cara propuesta presentó), prometiendo que la terminarían a finales de enero, luego que a finales de febrero y ahora resulta que se terminará a mediados de marzo, según lo dicho por el Director de Obras Públicas.

Yo realmente dudo que vaya a estar lista para finales de abril (viene la feria y esto será un caos si no se termina). Ojo, hablamos de apenas la primera etapa, es decir que es apenas la mitad de la obra (la mitad de las molestias y corajes para los que viven o tienen un negocio por esos rumbos); háganle cuentas a los meses que se están tardando en hacer una obra, cinco meses, para la primera etapa, espero que se haga en dos, hablamos de más de diez meses de molestias a la ciudadanía.

Referencia aparte merece la forma tan desorganizada, y es que si usted tiene la necesidad de transitar por esos rumbos se dará cuenta que ya cerraron los dos carriles, ¿no sería más fácil terminar un lado y ya terminado el primero iniciar con el otro?, ¿qué necesidad de tener cerrados los dos sentidos de la avenida?, ¿qué necesidad de causar molestias?

La misma situación se ha dado en todas las obras que se han iniciado, son varias, pero ninguna se ha terminado, y en todas parece que buscan la forma de incomodar lo más posible. Dése una vuelta por el rumbo de Las Colonias y Hacienda Popotes (no busque los árboles porque ya los cortaron). O vaya a Capilla de Guadalupe, allá hay otra obra eterna, en la entrada principal del pueblo; están también las obras que realizan en la parte baja del pueblo, en donde cerraron las calles y es también un desastre la circulación… En fin, encuentre usted la lógica de las acciones de esta administración: “Un Gobierno que da Vergüenza”.

*Presidente del CDM del PAN Tepatitlán de Morelos.

Anuncios