>

+ Termina su reinado pero ya tiene
más certámenes por conquistar


+ Sin envidias, ser simpática y muy
segura, son las claves para ganar

Por Flavia Mariela
Fabiola Guadalupe Barba Martínez, es quien representa al municipio como Señorita Tepatitlán 2010.
El año pasado cuando fue la presentación de las candidatas a los medios de comunicación no hubo ninguna, a mi parecer, que se destacara en cuanto a belleza, el nivel se me hacía más o menos parejo y además yo no aún no entiendo qué es lo que buscan los jurados en una muchacha, qué prevalece para ellos. La cosa es que cuando cada una de ellas fue presentándose Fabiola fue la que más desenvuelta se mostró a pesar de ser la menor de todas. Eso nomás fue lo que me hizo pensar que tal vez ella sería la elegida. Y así fue.
Ahora que falta tan poco para las fiestas abrileñas me entró la curiosidad de saber cómo es la vida de una reina, qué tan distinta puede ser de la vida de una muchacha cualquiera, y como Fabiola es una persona muy simpática, accesible y madura, no tuvo ningún problema en quitarme esta curiosidad de la que les decía anteriormente.
A casi un mes de dejar el trono hace un balance de cómo fue este año para ella en distintos aspectos, qué hizo, qué aprendió y qué proyectos tiene de ahora en más.
¿Fabiola, quién te alentó a participar en el certamen?
“Por parte de mi familia, todos. Pero siempre como que fue un sueño, yo creo que como a todas las niñas ‘¡Ay yo quiero ser la reina de Tepa!’ y así. Desde chiquita me había gustado andar en todo eso.
¿Te costó mucho al principio?
De costar, el costarme no. Lo que me podría costar es ponerle dedicación, estar ahí al tanto de los ensayos y todo eso. El apoyo de mi familia fue incondicional. Me acompañaban tanto mis primos, mis tías, todo se involucraron. El día del certamen, todos fueron a apoyarme; en el de Región de los Altos también. Igual mis amigos, hacían porras, cartelones, llevaban que los globos y flores, todo.
La seguridad es todo
¿Qué crees que hizo que ganaras el Certamen el año pasado?
Mi seguridad. Siento que el momento de la entrevista con los jurados fue algo clave porque, no sé cómo explicarlo, pero no iba nerviosa y a la hora de estar ahí como que me caían las ideas. Fui así como soy, no fingí nada de nada y por eso me sentí cómoda. Ya cuando desfilaba por la pasarela delante de ellos me sentía más desahogada y eso me daba muchísima seguridad.
¿Qué les dirías a los que pensaron que no ganarías?
Bueno, esa es su forma de pensar, no sé si han cambiado de opinión pero creo que fue mi momento, lo hice muy bien y representé bien al municipio.
¿No sentiste complejo con tu contextura?
“No me preocupa, yo lo que hice fue mucho ejercicio, salía a correr, no comía cosas como pan, tortillas o refrescos. Mi complexión sí me hace ser más llenita y por eso tenía que limitarme en ciertas comidas, pero tampoco morirme de hambre. Considero que la mujer debe verse normal”.
Oh, ya no voy a estar…
¿Qué sentís al pensar que ya vas a dejar el reinado?
“Sí me da así como ‘oh, ya no voy a estar’ voy a extrañar mucho a la gente del ayuntamiento. He hecho muy buena amistad tanto con regidores con las asistentes. Todo muy bien, eso sí.
Pero siento alegría, me siento muy feliz porque creo que hice un buen papel representando al municipio, conocí mucha gente, muchos lugares y en cada recorrido aprendí algo nuevo”.
¿Cómo te vas a preparar para ese día?
“Quiero hacer un video agradeciendo a todos, contarles más o menos lo que hice en este año. En cuanto a las chicas, voy a apoyarlas, a darle ánimos así como Mitzi lo hizo con nosotras en todo lo que necesitamos.
Hice muy buenas amistades con mis compañeras de Región de Los Altos, como con la candidata de San Julián que viene a mi casa, salimos a Guadalajara, etcétera”.
¿Qué les dirías a las nuevas candidatas?
“Que sean ellas, que nunca dejen de ser lo que son ahorita, que le echen muchísimas ganas, que sonrían en los desfiles porque son muy divertidos, y a la que gane que lo disfrute mucho porque un año se pasa volando, cuando menos me doy cuenta digo ‘no puede ser que hace un año yo estaba en los ensayos y ahorita estoy a punto de entregar la corona’. Se pasa muy rápido”.
¿Te abrió algunas puertas el ser Señorita Tepatitlán?
“Sí, para estudiar. Por ejemplo, de una universidad de Lagos me dijeron ‘Ay, mira ven a estudiar aquí, te damos una beca’, cosas así.
Por haber sido elegida reina no empecé con la universidad, pero igual en este tiempo estudié inglés, todos los días por las tardes”.
¿Tenés propuestas de trabajo o publicidad?
“No, pero sí me han invitado a participar en otros certámenes como el de Turismo México, la semana pasada me invitaron del Miss Hearth y al de Nuestra Belleza que para mí es el más representativo.
Tengo un año para prepararme bien para participar, este año no porque tengo ensayos aquí. Tengo tiempo después de todo apenas tengo 19 años”.
¿Llevás una vida normal de una chica de 19 años?
“Bueno, sí, podría decirse que es normal, aunque ya casi no he salido los fines de semana porque he tenido algunas ocupaciones pero sí, es parte de todo”.
¿Es mito o realidad que hay mucha envidia entre las candidatas en un certamen?
“En los que yo he participado, gracias a Dios no. Sí cuentan que a veces es así. En el mismo Región de los Altos cuentan que han pasado cosas terribles. A lo mejor en mi grupo de Tepa fueron todas buenas chicas, todas hicimos muy buena amistad, nos la llevábamos muy bien. Se nos olvidaba que estábamos compitiendo; y en el de Región de los Altos donde participé, mucho menos. Tuvimos una semana de concentración, nos divertimos muchos, nos ayudábamos ‘a ver, acomódate que el vestido o que esto y aquello”.
Ya sé maquillarme
¿Qué aprendiste como reina?
Muchas cosas, antes qué esperanza que supiera maquillarme, mi estuche de pinturas era un lápiz negro, rímel y chapetes. Y ahora ya sé maquillarme, ponerme pestañas, peinarme. También aprendí protocolo que nos enseñó la señora Lupita. He cambiado muchas cosas de mi forma de hablar, detallitos. De mi región aprendí mucho, sobre artesanías, comidas, lugares, etcétera.
¿Qué harás después de entregar la corona?
“Voy a prepararme para los otros certámenes y empezar a estudiar Turismo en Guadalajara.
Hace quince días emprendí un negocio por cuenta propia. Pero la idea tenía ya tiempo. Aquí estaba una de mis tías y como iba a quitar la tienda, para no dejar el lugar… Ahora esto es mío para tener algo que hacer. Este año como Señorita Tepatitlán me hizo ser más independiente y segura de mí misma”.
Anuncios