>

En el bautisterio del sagrado recinto de la parroquia de Cristo Rey, se ofició la sencilla ceremonia en donde el pequeño Jefferson Alejandro Castellanos Muñoz recibió por vez primera las aguas benditas que lo liberan del pecado original.

El pequeño llegó al templo en brazos de sus padres, los señores José Roberto Castellanos Sánchez y Laura Muñoz Coronado, así como de sus padrinos Roberto Castellanos Esquivel y Martha Rosaura Sánchez Franco.

Durante la ceremonia, el presbítero Ignacio Hurtado Meléndez preguntó a papás y padrinos qué piden a la iglesia para su niño y ellos contestaron que el bautismo. Y así el prelado vertió el agua en la crisma del bautizando después de haber hecho el exorcismo y de explicarles la importancia del ceremonial y del compromiso para con el bebe, de educarlo en la fe cristiana y pronunciando el nombre de Jefferson.

Terminando la ceremonia papás, padrinos, familiares y amigos se dieron cita en una terraza ubicada al final de la calle Jacarandas en donde se ofreció un convivio.

Anuncios