>

Qué reflexión tan tonta… pero si se unieran en matrimonio un burro y una gallina ¿qué produciría esta unión?, ¿cuál sería el resultado, además de las críticas y la maledicencia de otros burros, de muchas gallinas y de casi todo el reino animal incluyendo a la especie humana, con excepción, claro está, de aquellos promotores y defensores de la diversidad y de los derechos y libertades del individuo (porque un burro y una gallina también son individuos), que de cochinos y depravados no los bajarían?

En primer lugar, me dirá usted, no se pueden unir en matrimonio un burro y una gallina…

¿Y por qué no? le contesto yo, si lo aprueba la Asamblea Legislativa del Distrito Federal de mayoría perredista, y más aún ahora con el voto panista ¿por qué no? Si ya aprobaron los del Sol Azteca que se puede casar un hombre con otro, y los mochos del blanquiazul son ahora sus aliados, ¿por qué no podrían aprobar entre ambos la unión de un burro y una gallina? de la cual, insisto, ¿cuál sería el resultado?

Y no me diga usted que huevos con chorizo porque eso ya está muy dicho, ni tampoco que un plumero para sacudir el polvo. Ya en serio, no producirían nada porque pertenecen a especies diferentes.

Bueno pues ese es el problema en que se están metiendo el PRD y el PAN (faltaría saber quién es el burro y quién la gallina), ahora que los dirigentes de ambos quieren concretar una alianza de a deveras en un estado (el de México) donde ambos tienen militancia y cuadros y por lo tanto aspirantes a la gubernatura.

En Puebla sólo había panistas; en Oaxaca, Guerrero y Baja California Sur todos eran perredistas (o compañeros de viaje del PT y Convergencia), sólo tenían que sumarse los unos cuantos a los muchos, no había problema para que cohabitaran la gallina y el burro. Pero el Estado de México ya es otra cosa, aquí los dos partidos, supuestamente de derecha y de izquierda, tienen presencia, más el PRD que el PAN pero ninguno de los dos le ganaría sólo al PRI, y perder ambos en el Estado de México equivale a irse resignando al regreso de éste a Los Pinos.

Por eso tanto interés de algunos en concretar esta alianza (al anillo matrimonial se le llama también alianza), y por eso también tanta dificultad para lograrlo. Andrés Manuel López Obrador, que se opone a la misma, ya anunció que Él se va del PRD y que su movimiento lanzará su propio candidato en el Estado de México. Y con la salida de López del Sol Azteca de nada servirá una alianza entre éste y el PAN, pues irán igual dos candidatos contra el de Enrique Peña Nieto y se dividirán los votos. Y perderán…

Malo si sí y malo si no. Si se alían el PRD y el PAN en el Estado de México, como todo parece indicar que ocurrirá, malo para ambos partidos porque esto provocará una profunda división (la está provocando ya en el PRD) que los debilitará aún más; y si no se alían, malo también (y más para el PAN) porque no podrán evitar la derrota y que regrese a la presidencia de la República el PRI.

Se metieron pues en un callejón sin salida. Y por eso están tan preocupados, entre otros, Alejandro Encinas y Marcelo Ebrard, uno porque ya se veía como candidato de unidad de la izquierda en el Estado de México (pero es amigo de López Obrador y no quiere dejar el PRD), y el otro porque quiere ser candidato de la izquierda a la presidencia de la República (pero sabe que divididos a causa de esta alianza no tiene posibilidades de ganar).

En el fondo de este problema, de la alianza o no alianza entre el burro y la gallina, perdón, entre el PRD y el PAN, está justamente esa disputa de la candidatura presidencial entre Marcelo Ebrard y López Obrador para representar a la izquierda, los dos la quieren y cada uno cree tener más derecho y posibilidades de ganar que el otro, éste lleva cuatro años haciendo campaña y construyendo un gran movimiento que lo impulse, aún sin el PRD; y aquél, Jefe de Gobierno, cree que tiene una mejor imagen que el Peje (y a nivel nacional pudiera ser que no ande tan equivocado, pues muchos creemos que el Mecías enloqueció después de perder la elección presidencial, o de que le arrebataron el triunfo que para el caso es lo mismo), y por eso dice cada vez que le preguntan, que debe ser candidato a la Presidencia el que esté mejor posicionado ante la opinión pública al momento de escoger.

El problema de Ebrard es que Él sí necesita al PRD, por eso no se ha peleado con los Chuchos que lo controlan. Necesita también los votos que representa López Obrador, pero sabe que con éste el rompimiento será, sería inevitable más temprano que tarde y de hecho ya ocurrió, al desligarse AMLO del PRD se está distanciando también de Marcelo Ebrard. Por eso también la ambigûedad de éste en lo que se refiere a su posición respecto a las alianzas, no está ni a favor ni en contra, porque no quería pelearse ni con el PRD de los Chuchos ni con los votos del Peje.

No puedo estar -dice una canción- ni contigo ni sin ti, contigo porque me matas, sin tigo porque me muero. Eso le está pasando al Carnal…

Y en cuanto a las alianzas, bueno, dice el panista Javier Corral que la del Estado de México será la madre de todas, que porque descarrilarían así el proyecto de regresión autoritaria que tiene en esa entidad su base de operaciones y su chequera más gorda; y que PAN y PRD pueden acabar con un cuento de hadas montado por Televisa y su príncipe azul, Enrique Peña Nieto, que está inflado con cargo al erario.

También el presidente Felipe Calderón está a favor, dijo a El Universal que las alianzas partidistas pueden ser necesarias para enfrentar a gobernadores abusivos. Eso por el lado del blanquiazul, en el otro lado Luis Sánchez, líder del Sol Azteca en el Estado de México, dice también que sólo con el PAN ganarían la gubernatura y llama a López Obrador a la mesura cuando, éste sí, descarriló ya el proyecto de la gallina y el burro. ¿Que le está engordando el caldo a Salinas? bueeeeno, para qué le robaron la presidencia… Después de todo él era priísta.

Así que… ¿qué va a resultar de esta alianza? Por lo que se ve, lo mismo que de la unión matrimonial del burro con la gallina, nada. Y hasta es posible que los dos salgan perdiendo, mucho más de lo que suponen…

Anuncios