>

El Universal.- Un adolescente de 16 años de edad confesó que mató a su madre porque le quitó la videoconsola Playstation, según informa el diario Daily Mail en su página web. Kendall Anderson atacó a su madre Rashida con un martillo y la golpeó una veintena de veces mientras ésta estaba durmiendo en su domicilio de Philadelphia, Estados Unidos.

Al ver que los martillazos no habían terminado con su vida, el joven agarró a la mujer de 37 años e intentó incinerarla en el horno, sin embargo, al ver que no podía, tomó la pata de una silla y le golpeó en la cabeza repetidas veces para luego esconder su cuerpo en la parte trasera de la casa..

“El cuerpo de la víctima fue encontrado bajo los escombros”, ha informado una fuente policial a la publicación. “Había sufrido un traumatismo contuso en la cabeza.” “Si pudiera, no lo haría otra vez”, ha declarado el menor. “Echo mucho de menos a mi madre, era la única persona a la que le importaba”.

Anuncios