>

+ Los empleados le inventan al
ciudadano un montón de cargos

Por Alejandro González Ontiveros.- La Secretaría de Vialidad y Transporte es un nido de corrupción, pues aquel incauto que tenga que acudir a sus oficinas generales en Guadalajara a hacer algún trámite, forzosamente deberá soltar dinero aquí y allá por cargos inventados por el mismo personal de Vialidad.
Cabe señalar que en Tepatitlán y el resto de las delegaciones foráneas del estado, sólo se expiden licencias de conducir para motociclistas, automovilistas, chofer y permisos temporales para menores de edad.

Quien necesite otro tipo de licencia como de conductor de servicios de transporte público o de carga, vehículos de emergencia o de maquinaria pesada, está obligado a acudir a Guadalajara y es ahí donde comienza el calvario.

Si bien la página web de la Secretaría de Vialidad y Transporte sólo señala un gasto de 550 pesos para ese tipo de licencias especiales, lo cierto es que al llegar a las oficinas y al decir que se viene a tramitar una licencia de manejo, los empleados van mencionando una serie de trámites y pagos no mencionados en el portal electrónico.

En primer lugar, una persona que no está identificada como trabajador de la SV y T pero deambula por sus pasillos como si nada, dice que es necesario comprar un par de libros donde vienen las modificaciones al reglamento de tránsito. Son libros que en ningún lado tienen el logotipo de la SVT y hasta en su interior dicen que fueron impresos por un particular, pero hay que pagar por ellos la cantidad de 100 pesos, cuando su costo de producción debe oscilar entre 10 y 20 pesos.

El sujeto que vende los libros dice que es obligatorio adquirirlos, pues ahí viene lo que debe responderse en el examen teórico que más adelante habrá de hacerse. Si alguien sólo va a renovar su licencia no necesita presentar el examen, aunque el sospechoso sujeto insiste en que es necesario en que todo mundo compre los libros, pues así lo exige Vialidad.

Nadie en Tránsito supo dar razón sobre este hombre, por lo que se sospecha que actúa en contubernio con algún funcionario para dejarlo entrar libremente a las oficinas, embaucar a los solicitantes y repartirse las ganancias con quienes le permiten cometer sus ilícitos.

Otro pago misterioso es aquel que se exige para que la Secretaría de Vialidad verifique si la licencia actual o vencida del solicitante es auténtica y expedida por la dependencia estatal. El cobro asciende a 110 pesos y con eso se tiene derecho a que Vialidad verifique en sus sistemas si es legítima la licencia que ellos mismos expidieron.

Finalmente, si bien no es un pago ilegal, no aparece en la página web y se entera uno de ello hasta estar en el lugar, es el cobro por la aplicación de un examen antidoping, cuyo costo asciende a 145 pesos. Cabe señalar que es requisito el examen para la expedición de las licencias.

Así, el que deba sacar su licencia de conducir en alguna modalidad especial, debe pagar al menos 905 pesos o hasta más si se es de algún municipio del interior del estado y haya que hacer el viaje especial, cuando en la página web se señalaba que todos los trámites son gratuitos y el único pago era el del derecho por la obtención del documento.

Anuncios