>

“Si hay pobreza, que no se note” dijo alguien. Recuerdo que tenía unos cuatro años y en Argentina la inflación era altísima, eso no lo sabía en ese entonces pero ya con el tiempo mi papá me contó cómo fue esa época.

Les decía que para cuando tenía cuatro años mis papás que rentaban una casa, compraron un terreno para construir la suya propia, entonces para que el dinero les alcanzara rentaron durante un año el garaje de la casa de unos viejitos, doña Francisca y don Giorgio.

Ya se imaginarán lo apretados que vivíamos ahí ya que en el mismo lugar estaban la cama de mis papás y una cuna donde dormíamos mi hermana de un año y yo.

Televisor no teníamos, pero un día, el jefe de mi papá le preguntó que si no quería uno que ya no usaba y obviamente la respuesta fue que sí. Y ahí cayó mi papá una tarde con un armatoste, una caja enorme, pesada. ¡Era la tele… en blanco y negro! Tenía una perilla para sintonizar bien los canales, sintonizar es un decir porque se veía siempre con el efecto “lluvia”.

Y otra perilla gigante, qué digital ni qué ocho cuartos, para cambiar de canales y que hacía un ruido como trac – trac, para ver sólo entre dos canales que había en la ciudad, y la programación no era gran cosa, pero eso sí, ya teníamos tele.

Esta parte de mi vida la recordé al entrar a Google el jueves pasado y ver en la página principal la palabra Google y de fondo como una pantallita de televisión con las barras de colores como cuando en un canal no había programación.

Obviamente me dio curiosidad y al pasar el cursor sobre la imagen aparecía el mensaje “94° aniversario del nacimiento de Guillermo González Camarena”.

Más curiosidad me dio porque esos apellidos son “muy de acá” y no es el Guillermo González del Partido Verde, ni el Memo González del ayuntamiento que lo traen de aquí para allá en su puesto o como decimos en Argentina, lo traen como “bola sin manija”. Volviendo al tema, veo González Camarena y le di click. Qué sorpresa la mía ver que fue el creador del sistema de televisión a color y que además es mexicano. Quiero creer que los mexicanos deben sentirse muy orgullosos.

El recordatorio decía lo siguiente: “Google recuerda a Guillermo González Camarena originario de la Perla Tapatía quien inventó en 1940 el sistema tricomátrico secuencial de campos, luego en 1960 inventó un sistema para la generación de color, en 1979 la NASA comenzó a utilizar su sistema tricolor.

Este inventor tendría hoy 94 años, a no ser por su muerte en 1965 donde sufrió un accidente automovilístico en Veracruz, en el cerro de las Lajas. Ese día en señal de duelo se interrumpieron las señales televisivas de transmisión todo el día. Se recuerda a González Camarena como científico, inventor, compositor, como al hombre mexicano que le dio color a la caja de ilusiones”.

Qué bonita esa frase final “hombre mexicano que le dio color a la caja de ilusiones”. Y me pregunto qué hubiera sido de la tele sin Guillermo González Camarena, Brad Pitt tendría el cabello de color gris más claro que el cabello de Leonardo Dicaprio, las camisetas de los seleccionados mundiales de fútbol serían en los mismos tonos “en grises”, el balón “rosado” no se vería como tal, los logos de la Pepsi y la Coca tendrían los mismos colores o en el video de mis XV años dos de las invitadas que llevaban sus vestidos de distinto diseño pero hechos con la misma tela pasarían desapercibidas, pero eso sí, El Zorro y Batman seguirían con sus trajes negros y el caballo de El Llanero Solitario seguiría blanco.

Anuncios