>

Un hombre ejemplar

+ El laicismo le vale… Él reza
en su oficina del ayuntamiento


+ Y por qué no si la mayoría es
católica… no es incongruente

Por Flavia Mariela

Martín Hernández Navarro siempre supo lo que quería ser de grande: abogado. Aunque no nomás eso, sino artista, orador y de paso hasta colaborador de periódicos y de programas de radio.

Lo que nunca imaginó fue su llamado a la religión y lo que él considera, más que una conversión, un rellamado al redil del Señor.

Ahora funcionario público, insiste en que ni esto ni el litigio deben estar reñidos con la religión, por el contrario, funcionario o abogado que no sea religioso es incongruente con su formación católica o cualquier creencia que le hayan inculcado en su casa.

– Buenas tardes licenciado, ya vine para la entrevista -le digo al llegar a su oficina donde despacha como secretario del ayuntamiento de Tepatitlán.

– Ah, muy bien, pues cuando quieras… ¿cómo se llama tu hija?, ¿cuántos meses tiene ya? -pregunta Martín Hernández.

– Se llama Marianela y tiene apenas un mes.

– ¿María?

– No, Marianela.

– Ah, está bonito el nombre ¿y todavía no la bautizan?

– Todavía no, para agosto yo creo, es que estoy esperando a que vengan mis papás a México para esas fechas.

– Pues bautícenla de una vez y ya cuando vengan tus papás hacen la fiesta ¡ja ja ja ja!. Mira, cuando bautizan a los niños se vuelven más sanos y se enferman menos, así me pasó con mi hijo…

– Mmmm pues a lo mejor sí es buena idea bautizarla ahora…

De San José de Gracia a Guadalajara

– Bueno, licenciado, platíquenos de su vida, su infancia, dónde nació, cómo se interesó por el litigio.

– Yo nací en un pueblo llamado San José de Gracia, el 15 de diciembre de 1960; soy el menor de una familia de diez. Los primeros estudios los hice ahí, la primaria y la secundaria y pues ya la preparatoria la hice en Atotonilco, a donde me fui en el 78, y del 78 hasta el 81 hice la prepa.

Y de ahí hice trámites para la facultad de Derecho pero no salí en listas, así que conseguí un empleo técnico administrativo en la preparatoria regional de Atotonilco durante seis meses hasta lograr en el siguiente ciclo entrar a la universidad.

Me inicié como orador en el Ateneo Gómez Farías de Guadalajara y gané varios concursos a nivel estatal en oratoria, organizados por el aquel entonces CREA Jalisco.

En 1987 comencé a dar clases en la Preparatoria Regional de Tepatitlán.

Artisteada y la polaca

-Dentro de los grupos de juventud me nació el gusto por la música y junto con Antonio González hicimos un grupo para amenizar los domingos; teníamos la necesidad de ganar un dinerito y asimismo nos gustaba la música, por lo que comenzamos a tocar en las fiestas.

(En ese momento llega por casualidad Antonio González y Martín al verlo le dice: pásate, siéntate, me están haciendo una entrevista y quiero que escuches y me señales si digo alguna mentira).

-En 1988 dejo el grupo y empiezo a trabajar en la administración de Ángel de la Torre González como asesor jurídico, después con Rodolfo Camarena, me retiro un tiempo para competir por la presidencia del comité municipal del PRI, más tarde me postulo para convertirme en candidato a la alcaldía por mi partido, primero contra Roberto Franco y después ante Isaac González, donde los votos no me favorecieron.

– Entonces me tomo unos años sabáticos donde me uno al movimiento católico; estudio una maestría en amparo. Estudio también una maestría en Arandas en Ciencia de la Familia y regreso otra vez al servicio público tras haber sido llamado por la señora Cecilia González…

– Ah, también he escrito para periódicos, el 7 días y para uno que tenía Chuy Flores, ¿cómo se llamaba?

– Conexiones.

– Ah sí, ése.

– Eso me recuerda que fundé el gremio de periodistas y participé en un programa de radio de cuando vivía don Ismael Alvarado que en paz descanse…

– Y pues ya casi no he tenido tiempo de litigar, a pesar de haberlo hecho por más de 25 años y hasta di clases en el Cualtos cuando éste comenzó a funcionar.”

Cambiazo

– Y hablando del movimiento católico, ¿cómo fue que se interesó por ese tema y lo del humanismo?, mire que los abogados tienen fama de andar nomás chingando a la gente…

– Eso resulta curioso. Yo estaba alejado de mi religión, del catolicismo. Durante más o menos cuatro años me estuvo invitando Efrén Macías, que es una gente que yo aprecio mucho, a un retiro espiritual, cosa que yo rehusaba, hasta que una vez me invitó a Capilla de Milpillas a un retiro, al cual asistí casi por compromiso, sin embargo me gustó mucho y de ahí para adelante…

– Yo soy de familia católica, pero la poca filosofía te va alejando de la religión, pero si te vas adentrando de nuevo, más te vas enamorando. Nadie da lo que no conoce.

– Ahora hasta voy a diplomados sobre esos temas. Yo estuve retirado pero gracias a Dios estoy de nuevo adentro y siempre le pido el don de la fe y me gusta mucho ayudar a los demás; me siento muy motivado cuando ayudo a los demás.

– Es difícil con esto de la política, el litigio, y varios me dicen que eso no va con la religión, pero más que religioso esto es más de humanitario. Me siento más unido a mi familia y cada vez que la veo, veo en ellos la presencia del Señor, aunque claro, sigo siendo un pecador.

– Todos los días por las mañanas hacemos una oración en esta oficina, ya sea con las puras secretarias y mi asistente el licenciado Francisco, y si en ese momento hay diez personas ya esperando a que las atiendan, pues con todas ellas tenemos nuestro minuto de oración.

– Y mira que sí funciona, se siente la armonía y siento que servimos mejor a la ciudadanía.

La religión sí se
lleva con la política

– Oiga, ¿pero las instituciones de gobierno y el litigio no están en conflicto con la religión? Se puede decir que las dos primeras tienen que ver más con el laicismo…

– Yo creo que ése es uno de los problemas de este país. Porque decimos: Ok, educación laica para todos, pero por lo menos el 80% de los habitantes de este país tiene una formación católica.

– Yo creo que no contravengo nada, pues sólo voy con la corriente. Igual tengo amigos ateos, masones, de otras religiones y con ninguno de ellos he tenido problemas por manifestar mi religiosidad en el ejercicio público.

– Y esto se refleja en el espíritu de servicio que debe tener todo servidor público, nosotros, sobre todo a las personas de las delegaciones, les decimos que no vengan, nosotros vamos, nos llenamos de polvo los zapatos, no importa, para eso estamos…

– A las 3 de la tarde yo voy al grupo de oración e invito a los jueces, a otros funcionarios a que se me unan. No podemos de ninguna manera avergonzarnos de nuestras creencias.

Un cabrón bien hecho

-La música me gustaba mucho, y con ésta venía la tomadera, pues ya sabes, terminábamos de tocar y a ver a dónde nos íbamos para festejar.

– Yo era un cabrón bien hecho, bien fichado, pregúntales a ellos (señalando a Antonio González, su compañero de música y parrandas).

– Pero gracias a Dios ya no ando por ese camino. Siempre pido: Señor, no me sueltes. Y ya van siete años que no me suelta.

– Dejo la música y comienzo a litigar. Y referente a la política, creo que debemos haber cristianos comprometidos que participemos en la política, no mochos.

Primero en todo

-Hay que ser siempre el mejor. Si es en el futbol, goleador; si era en los concursos de oratoria, ganar el primer lugar; si se trataba de dar la cátedra en la universidad, me preparaba durante tres horas para dar una clase de 40 minutos…

“Ya se murió”

La entrevista ya se había acabado, pero Martín como que tenía más cosas para decir.

-No es la primera vez que me entrevistan ustedes; hace tiempo me entrevistó Gustavo González Godina para el Ocho Columnas, deja te enseño el reportaje -y saca un libro con recortes de periódicos, todos amarillos ya, ahí se ven artículos y notas de El Alteño, Ocho Columnas, El Occidental, Desarrollo Cultural, incluso del semanario LA (Los Altos). Va hojeando buscando la entrevista y se detiene de vez en cuando en algún recorte:

– Este ya se murió, éste también; uhhh éste falleció muy joven, de cáncer -refiriéndose a personas que salían en los reportajes.

– Y este cabrón sigue pero si bien vivo (señalando una foto en Desarrollo Cultural, donde sale él de joven, sonriente, en medio de dos altas edecanes de minifalda).

Anuncios