>

Nuevo éxodo alteño a principios del siglo XX

+ Dejaron la zona alteña y se
establecieron en Unión de Tula

Por Oscar Maldonado Villalpando

El 26 de marzo de 1904, llegaron a Unión de Tula los nuevos habitantes, todos con espíritu campesino. Buscaban tierra mejores para trabajarlas y hacerse de fortuna. Los dueños de las tierras de La Unión se habían trasladado a la capital del estado de Jalisco, a Guadalajara y por eso vendían sus tierras.

Los venidos de San Julián y San Diego de Alejandría eran ocho troncos de familias Moreno. Por el siglo antepasado la familia principal se encuentra registrada en “El Padrón de Almas” perteneciente a Jalpa de Cánovas, que se hacía con periodicidad, como lo mandara el Obispo de esta región del occidente de México.

Ya hemos nombrado los jefes de las familias, ahora ofrecemos los nombres de los ranchos que se adquirieron en la primera compra. Ahí están las parcelas, Señores: El Primero es El Salto. San Rafael. El Saucillo. El Ojuelo. La Presa.Mezcala. El Terrero Los Tepamitos. El Tajo. Ahora si cada quien como pueda y como Dios le dé entender, vayan haciendo sus casas. ¡Y de eso que se vienen las aguas, Señores de mi alma!, la milpa grandota, tanto que no alcanza uno a cortar los elotes. Ahí hay a llenar, qué sabrosos elotes tiernitos.

Los nuevos feligreses vienen a misa cada domingo, y a poco los diezmos. -Estas tierras nos las dio el Señor, él nos trajo de tierras lejanas. Pero en la serenata, cuidado, muchacho, fíjese en esas señoritas que son de nuestra tierra, ¡no revuelva la raza ! Jovencita, ese muchacho del tío Fulanito se ve muy trabajador! Para la Revolución ya estaban en Unión de Tula los “Isrrailas” ya ocupaban su campo.

Pero quedaron muchos parientes allá en los Altos, así que en los años siguientes, hubo migración, claro nuestros primeros padres son estos del 26 de marzo de 1904. Pero acuérdese usted que en 1917 hubo sequía y hambre en el pueblo de Los Buenos Aires.

Y en 1918 se soltó la influenza española o el tifo, el año del tifo. Por este tiempo se dio la segunda remesa. Compraron nuevas tierras, nuevos ranchos y se establecieron al lado de sus antepasados. Unos se vinieron tan de repente que dejaron sus tierras tiradas, encargadas con algún vecino y a la fecha nunca más volvieron, ¿qué pasó con ello?

Se quedaron, como se queda todo en la vida, alguno hasta temor tendrá ¿y si viene alguno de los nietos, cómo vamos arreglar las cosas? Entregar eso no es posible. Ya no se llega el día de reclamar herencias olvidadas.

Pero más de alguno en el Mentidero, en el Tecuán, en Palos Colorados, estará ocupando los huarachitos que dejaron aquellos señores. Desde hace 20 años se tuvo una celebración conmemorativa de aquel éxodo histórico de los Alteños a Unión de Tula. En el Atrio del templo se levantó un hermoso monumento y una placa consignando el hecho, los 80 años de la migración.

Ya celebramos el primer centenario, en el 2004. Encabezaron el evento los descendientes de las distintas familias, algunos sacerdotes también de esas ramas como el Padre J. Jesús Chávez Valadez, de nuestra sangre y de nuestra tierra, pero nacido en Unión de Tula. Actualmente ministra en El templo del Señor del Perdón, muy cerquita del Panteón Nuevo.

De broma comenta que es el que casi a diario tiene misa de cuerpo presente. El 27 de marzo de 2004, fue la celebración oficial, una misa por los Amos y Señores, fundadores de un segundo pueblo en la Unión, precede una entrada que evoque la primera, y después de la celebración el banquete.

Algo importante es la invitación que se hicieron a ramas de esas familias que no se fueron en la romería y viven en San Julián, San Diego y sus alrededores. Con gusto se encontraron con los descendientes de sus abuelos, los acogieron para reconocer su origen y sus familias, les ofrecieron esta nueva casa que es la Unión de Tula. Un pueblo que se fundó en 1730 mediante la unión de varias familias, precisamente el nombre es la unión de las iniciales de cada familia. Familias: Topete, Villaseñor, Liscano y Arreola.

Así que el nombre se escribe así UNION DE TVLA. El Señor Cura Jesús Chávez sigue siendo el centro coordinador de esta experiencia formidable. Por cierto desde 1964, cuando vino al seminario de Guadalajara, el seminario de Los Cubos, el Padre Chayo, sí el reconocido escritor y maestro, lo llamó y le dijo: “Tú eres de Los Altos, aunque vengas de La Unión, ¿Dime cómo está eso? Y fue cuando le empezó a contar de toda esta gran aventura del Éxodo Alteño.

Anuncios