>

+ El capo estaba escondido en casa
de una mujer originaria de Pegueros

José Jorge Balderas Garza, el “JJ”, para esconderse de la policía contó con la ayuda de gente de Guadalajara y Tepatitlán, según la declaración dada a la SIEDO por un testigo clave, tal como lo dio a conocer el periódico Vanguardia de Coahuila en su edición digital.

José Jorge es acusado de ser el autor intelectual del intento de asesinato del futbolista Salvador Cabañas y de dedicarse a actividades ilícitas. El año pasado, el “JJ” tuvo un altercado verbal con el futbolista en el baño de un bar en el Distrito Federal, por lo que ordenó a su guardaespaldas, conocido como “El Contador”, que se encargara de Cabañas, lo que ocasionó que éste fuera lesionado de un balazo en la cabeza.

Tras el atentado, Balderas Garza estuvo oculto en una finca en el Estado de México, desde donde seguía operando su negocio de surtir a las narcotienditas. Posteriormente se trasladó a Long Beach, California, en la casa de una amiga suya originaria de Jalisco.

En dicha localidad, según relata el testigo, el “JJ” era ayudado por una mujer de nombre Griselda, originaria de Tepatitlán y otra fémina llamada Rebeca Castellanos, de Pegueros, delegación de Tepatitlán.

Estas dos mujeres controlaban el tráfico de droga, surtida desde México por gente del “Chapo” Guzmán, en un lugar conocido como “La Jitomatera”, en California, por lo que detentaban cierto poder en la zona.

A pesar de ser originarias de Tepa, Griselda y Rebeca Castellanos tendrían su residencia en Estados Unidos ya que viven en ese país desde hace varios años.

Anuncios