>

El desesperado
y el angurriento

Por Alejandro González Ontiveros
Cuando el PAN ganó sus primeras elecciones en los años 80’s y 90’s, quizá nunca imaginó que para obtener algo más que simples alcaldías y algunas diputaciones y repetir los triunfos era necesario tener algo más que buenas bases.
El PAN llegó hasta la presidencia con un candidato muy popular, que no panista, pues Vicente Fox solito se construyó su trayectoria y simpatía.
La cosa es que Acción Nacional nunca construyó un candidato a la presidencia de la república, simplemente se llegó el tiempo de sustituir a Fox y vio a Felipe Calderón como el menos peor y con ayuda de la fiebre azul que todavía estaba viva y con unas elecciones amañadas, el PAN repitió gobierno de la república.
Y la administración de Felipe ha sido un desastre, aunque creo que sin mala intención del presidente (pero ya lo dice el dicho), pero desastre al fin, que lo único que está logrando es la despedida del azul de Los Pinos.
Y no sólo eso, está haciendo que la gente no quiera votar por el PAN ni para gobernadores, diputados ni nada en todo el país.
El PAN está desesperado, pues cuando nunca se preocupó por construir candidatos ni cultivarlos, sólo se preocupó por gobernar y ganar poder para asegurar las siguientes elecciones en turno. Se convirtió en una pésima copia del PRI.
Ahora el panismo no se ve muy favorecido en los comicios venideros. ¿Qué hacer? Unir fuerzas con un partido muy mediocre pero tan angurriento que los blanquizales, el PRD y sus hijitos adoptados y convenencieros de Convergencia y PT.
La fórmula tan asquerosa no dio los resultados esperados, pues se ganaron menos de la mitad de las elecciones en donde PAN y PRD fueron en alianza y lo peor de todo es que el triunfo fue con candidatos priístas.
Pero aún así los angurrientos consideran que obtuvieron buen saldo, pues planean seguir unidos. Y es que al parecer solos hubieran perdido inevitablemente ante el tricolor.
El PAN no dice nada sobre estas alianzas, como que están avergonzados de hacerlas y se limitan a decir que “están considerando ir con otros movimientos políticos”.
El angurriento sol azteca y el imbécil de su líder no tienen empacho en decir que es necesario acabar con tantos años de malos gobiernos, ¿y si son tan malos por qué la gente sigue votando por ellos?, además, me parece que un a mal gobierno sería relativamente sencillo sacarlo de ahí por cualquier partido sin truculentas alianzas.
En fin. El PAN apuesta a todo menos a vencer pulso a pulso al PRI. Apuesta a la guerra sucia, a propaganda gubernamentales que violen los dispuesto por el IFE, a anunciar millonarias obras en la recta final -ahí tienen a Emilio- y hasta unirse con la izquierda.
Con todo eso y un poco de suerte y sí ganan las elecciones.
Si nos sirve de consuelo, parece que el PAN jalisciense no se ha contaminado de esa tendencia nacional, pues en Jalisco el PRD casi no existe, a excepción del alcalde de Tlajomulco. Qué bueno que todavía tenemos en nuestra tierra partidos dignos que garanticen la democracia.
Anuncios