>

¿Volver a la herbolaria?

Por Rubén Arias Barajas

Vaya para Ustedes el saludo semanal de costumbre.
Es increíble el alto costo de las medicinas y que se permita que los laboratorios se lleven enormes ganancias por las investigaciones y descubrimientos científicos que realizan para descubrir medicinas que curen nuestro males. Lógicamente ellos aducen que son millones de dólares lo que le invierten a tal investigación, ¿pero podrán realmente demostrar esto si es que el Gobierno les pidiera que lo acreditaran fehacientemente?. Yo tengo mis dudas y creo que exageran.
Lucrar con la salud de las personas me parece algo criminal por decir lo menos. Habiendo tanta pobreza en el mundo entero y sabiéndose que la salud es el tesoro más grande que debemos aquilatar y cuidar, es menester que los gobiernos se preocupen e inclusive le inviertan en subsidiar cierto tipo de medicamentos que son necesarios para preservar la vida.
Si no hay salud, ya sabemos que no se puede trabajar, dormir, comer, descansar y se pasa a una vida de sufrimiento y de impotencia que termina por matar, no se si antes que la enfermedad, a quien padece de tales males.
Para nadie es un secreto que adquirir una enfermedad grave por parte de una persona pobre, es casi seguramente un pasaporte al cementerio, porque si bien es cierto que existen, afortunadamente, hospitales que a bajo costo prestan sus servicios a todos los necesitados que pueden, resulta que de todas maneras es insuficiente lo que se hace.
Si son insuficientes los servicios que son pagados por adelantado como el IMSS o el ISSSTE, qué se puede esperar de los servicios particulares de hospitales más o menos bien equipados técnica y humanamente y a los cuales no pueden recurrir los más pobres?, pues la muerte.
El Seguro Popular, ayuda, es cierto, pero es una falacia el hecho de que se diga que son millones de habitantes de este País los que pueden disponer de un servicio de atención a su salud, medicamentos, cama, estudios de laboratorio y radiológicos, porque desde que se fundó este servicio ya era insuficiente, ya no digo cuando el Presidente Calderón anuncia a los cuatro vientos que ésta cobertura se ha ampliado para millones de personas, cuando ni siquiera cuentan con el espacio, el equipo técnico, el equipo humano y las medicinas necesarias para atender a tales millones, que no se mienta.
Recuerdo haber leído hace como 4 años un artículo donde se hacía hincapié en que los grandes laboratorios que descubren y patentan medicamentos, realmente no pierden dinero sino todo lo contrario no obstante que algunos de ellos, con el tiempo, se ha descubierto que producen mortales males.
Recuerdo que se mencionó entre otros, a un analgésico muy popular que se vende no solo sin receta o prescripción médica, sino hasta en las tiendas, sirve y es muy efectivo por cierto, para los cólicos o dolores de estómago, para músculo blando. Pero resulta que dicho medicamento con el paso del tiempo y el uso y seguimiento que se le dio por parte de las Autoridades de Salud de los Estados Unidos, descubrieron que a la larga produce cáncer. Por lo mismo, prohibieron la venta de dicho medicamento en aquel País, pero el laboratorio que lo vendía, no quiso asumir las pérdidas que le representaba retirarse del mercado y entonces hizo lo más fácil.
Sí, seguramente ya lo adivinó. Claro, lo vende de la frontera Sur de Estados Unidos hasta abajo con la complicidad o complacencia (¿o ignorancia?, no lo creo) de los gobiernos que se hacen de la vista gorda y quiero pensar que con una jugosa mordida, les vendaron los ojos a las Autoridades de Salud para no ver entrar al mercado de México y vaya Usted a saber en cuantos países más, el dicho medicamento que lo encuentra, como ya lo dije, hasta en las tiendas. ¿Y a los que les pegue cáncer por usarlo?, pues que se mueran, total, estamos en donde la corrupción alcanza niveles criminales.
Y bueno, yo menciono solo un producto, ¿pero cuántos habrá que no se ha hecho público que curan una cosa pero producen daños mortales o más graves al organismo?, yo pienso que no es el único medicamento que circula impunemente por nuestro Pais.
Por ello el encabezado. Tanto los niveles de pobreza como la falta de responsabilidad y cuidado de los Gobiernos, nos tengan en la situación de recurrir a las hierbas para tratar de curarnos. Son más baratas y están al alcance de casi todos, aunque se requiera conocimiento elemental para reconocerlas y saber dosificarlas.
¿Quién no recuerda que los cólicos de los niños y adultos se trataban con un té de yerbabuena que se tenía en alguna maceta de la casa?, La famosa hierba del perro, abundante, que es buenísima para desparasitar. ¿Quién no conoce la Capitana, hierba que se da casi como plaga en nuestros campos y que es impresionantemente eficaz para curar heridas o sanar úlceras?, ¿o la misma hierba del sapo para los mismos propósitos?. Es muy larga la lista de plantas curativas a las que se puede recurrir.
Lo que pasa es que ahora, todo se pretende tratar con médicos que, no todos claro, pero ordenan de inmediato estudios de laboratorio y radiológicos muy caros que no están al alcance de las mayorías y recetan medicamentos tal vez muy efectivos pero muy caros, por eso hay que hacer uso de los conocimientos ancestrales en herbolaria y no dejar perder esa tradición y los conocimientos que nos han legado nuestros antepasados.
Como último ejemplo le diré que la tos o la gripa, era curable perfectamente con un poco de aislamiento y reposo y utilizando lo que ahora se conoce como nebulizaciones, que no es diferente para nada del agua calentada y puesta en una taza con un poco de vick vaporub y tapada con un lienzo, produce un vapor que usted puede aspirar o inhalar y le produce el mismo efecto, pero es mucho más barato y lo puede hacer en casa. Combinado con miel pura de abeja y jugo de limón, capaz de curar problemas de la garganta, lo sabe todo mundo.
Hay que apelar, ante la crisis pues, a los remedios caseros. Pero claro, hasta cierto punto, pues si la situación de la enfermedad no cede, pues entonces sí acudir al médico porque puede tratarse de algo más delicado que entonces amerite alguna otra medicina, pero bueno, existen alternativas.
Cuídese mucho y nos leeremos la próxima semana aquí.
Anuncios