>

Gaseros irresponsables
arriesgan a la población

+ Llenan los cilindros en plena vía pública


+ Protección Civil trata de detenerlos y sancionarlos

Por Alejandro González Ontiveros.- Algunos repartidores de gas LP incurren en prácticas ilegales y peligrosas y Protección Civil anda detrás de ellos; la semana pasada encontraron con las manos en la masa a un par de estos sujetos.
Fue el viernes pasado en que el chofer y el ayudante de una pipa de gas, de las que surten a tanques estacionarios, fueron encontrados trasvasando el combustible a cilindros portátiles, lo que está prohibido por la ley, además de implicar riesgos para la población y los mismos repartidores, pues el peligro de una explosión o incendio se multiplica de esta manera.
Fue en la calle Nicolás Bravo, frente a un vecindario, donde se presentó el ilícito. Trabajadores de Gas Express Nieto, antes Gas Alteño, estaban llenando un cilindro portátil de 30 kilos y tenían en espera otros tres recipientes más, pero un reporte ciudadano alertó a Protección Civil, por lo que ésta llegó, acordonó la zona, aseguró el vehículo y los cilindros.
Luego se le pasó el reporte a Protección Civil del Estado, que podría imponer una sanción económica a la empresa responsable.
Julio Alberto Rodríguez, director de Protección municipal, dijo en entrevista que tenían varios meses tratando de “cazar” a esta empresa de Gas Express Nieto, que hasta hace poco era conocida como “Gas Alteño”, ya que eran constantes los reportes de que repartidores de esta empresa surtían en la vía pública cilindros de gas llenándolos con combustible de la pipa.
Esta práctica era llevada a cabo sobre todo en las delegaciones y en las zonas alejadas de la ciudad. A pesar de llegar Protección Civil a los lugares donde se había reportado el ilícito, los gaseros ya se habían ido.
Fue hasta la semana pasada en que por casualidad una unidad de Protección Civil encontró a unos repartidores haciendo el trasvase, además de que casi al mismo tiempo un vecino reportó telefónicamente.
Las pipas de gas LP están diseñadas solamente para surtir a tanques estacionarios y no a cilindros portátiles, debido al tamaño y mecanismos de las llaves para abastecerse de uno y otro recipientes. Lo que hacen los repartidores es improvisar una conexión con un tubo de cobre y una rosca “hechiza”, lo que hace que se fugue una gran cantidad de gas y el riesgo de una catástrofe es muy alto.
Además la ley para venta y reparto de combustible lo prohibe expresamente en su artículo 53.
Protección Civil señala que les han notificado no solamente de esta empresa, sino de otras más que laboran en esta ciudad, mismas que de resultar cierto que hacen este tipo de prácticas, serán sancionadas en cuanto sean detectadas.
Asimismo el organismo solicita a la población que no compre este tipo de cilindros de gas y reporte a aquellos gaseros sin escrúpulos.
Anuncios