>

Celebración patronal
Fiesta de San Diego de Alejandría
+ Fue el 8 de enero en honor a la Inmaculada Concepción
Por Oscar Maldonado Villalpando
Tiempos de alegría. 
Cuando regresa el tiempo.
Sentimiento y canción de un pueblo.
Así, son tantas canciones cuantos corazones abastecen amantes y agradecidos su propia trova, su propia tonada a la amada Patrona. 
A partir del 31 de diciembre de 2010, el cielo se estremece con albores de campanas, preludios, jolgorios y certidumbres bien guardadas en el corazón, pero que por estos días renacen.
Así se ha vivido este novenario de la Inmaculada Concepción en San Diego de Alejandría. Cada día se organizaron las peregrinaciones de los ranchos, de los barrios, de las colonias, los grupos y de las escuelas. Cada uno da lo mejor de sí cuando le corresponde. 
El día 6 se lució el Barrio de Abajo. El Barrio de Arriba, día 7, la víspera, con la banda LR, López Reyes. Cada quien encuentra la ubicación para honrar a la Virgen tan entrañablemente querida. En la misa de la tarde, el padre J. Jesús Robelo habló sobre el esplendoroso signo que es esta preciosa imagen. Ofreció a los fieles estampas preciosas de la historia de este amor mariano. Eligió al querido señor cura don Marcos Rivera Ledezma. 36 años de labor sacerdotal en este pueblo, tantos años de cariño a La Inmaculada Concepción. Recordaba que en 1940 fue consagrado el templo, que el 9 de enero de 1946 la Virgen recibió la coronación pontificia. Corona de oro, corona de emperatriz que hace brillar el amor de los corazones filiales. En 1947 el pueblo azotado por la inclemencia y los sufrimientos acudió a su madre, la imagen fue bajada, y la súplica de los fieles escuchada por el Señor.  
2.- La víspera
Inquietud por todo este mundo que llega, por lo que está por vivirse, en lo espiritual, sobre todo, en la peregrinación y misa del ausente. Esta noche es de encuentros, de sorpresas, de alegrías, los mariachis en la plaza, las bandas de música, los puestos tan coloridos con sus dulces, el tianguis con todo su contingente de variados productos. En un sector del jardín se estableció una muestra artesanal de productos locales. Fajos piteados, costura artesanal, productos naturistas del rancho El Ocote, dulces, plantas y más. 
La más bella aurora
La misa de función
Así se va desarrollando todo este gran programa. A las 11, desde el santuario se forman los hijos ausentes, bulle en su pecho aquel estribillo: “UNA MADRE NO SE CANSA DE ESPERAR” y se asoman las ganas de llorar, la alegría de recordar, la confianza de un cariño constitutivo. El recorrido fue por la calle Jalisco, banderines, emblemas, estandartes, todos con su mejor rostro. Las bandas de guerra, la banda de música y los cantos, las ofrendas de gradiolas rojas, los ojos expresivos, el asomo de lo más valioso de las personas. La peregrinación llega hasta los portales del templo, hasta el atrio tan familiar.
Esta hora, este momento es tan intenso, tan trascendente, histórico. El párroco y concelebrantes reciben a los amados peregrinos. Una Eucaristía fundante.  El ambiente gozoso. Apenas salían los participantes en la misa de doce, ya entraban los peregrinos de Jalpa, guiados por su sacerdote, ¡esta es su casa también!, pues así está documentado en la historia. Es preciso señalar que el señor cura J. Jesús Vázquez, agradeció a los peregrinos e hizo unas recomendaciones muy pertinentes. Es fiesta a la Virgen, decía, fiesta familiar, fiesta de armonía, por lo tanto no debe haber excesos, ni abusos, ni borracheras.
No se puede omitir, el sabroso gesto de la autoridad municipal que ofreció a todos los ausentes una deliciosa comida en las bonitas instalaciones de la Casa de la Cultura. 
Carros alegóricos
Todos guardaron tiempo y emoción para participar en este acto a efectuarse desde las 5 de la tarde.  9 carros, sus personajes, los decoradores, hablan de un contingente importante para llevar a cabo este evento. En la nueva entrada, la calle Allende, desde los arcos. Ahí se congregaron y se acabaron de organizar. Bandas de las escuelas, dos danzas. La hora de inicio se retardó un poco. Iniciaba el carro del Bautismo, muy bien caracterizado, luego la Confirmación, la Confesión, sobresalía el de la Eucaristía, el Orden sacerdotal, la Unción de los enfermos, el Matrimonio, la Misión Continental II fase, con los alejados y al final, rodeada de puntas de cristal, de constelaciones y estrellas, la imagen de la Virgen peregrina. 
Las personas salieron a hacer valla por las calles Independencia, 5 de mayo, Jalisco. El padre Robelo daba las explicaciones de cada representación. Los carros dotados de luz propia, en el entorno la luz del día fue menguando. Cuando llegaron al templo ya era de noche. Frente al templo el carro de la Virgen se inundó de luz con los fuegos de artificio, fuentes de luces. La multitud recibió la bendición de esta fiesta, de este año. Acto que inunda de consuelo los corazones. 
Los fuegos artificiales
Cuando la noche crecía, la plaza desbordaba música. Como a las once, la pólvora serpenteaba por el entorno, se rasgaban, por todas partes, las cánulas de luz. Llovían las gotas de luces moradas, cual traslúcidas plumas de pavos y oojos hechiadores de gitana. Chispas, caprichos en el viento. Estallidos, silbidos agudos, como canto de sirenas, zumban y rechinan las armazones del castillo. Ruedas despidiendo fulgores, espirales profundos. Las últimas chispas chasquean, resuenan y crujen sobre el pavimento y la fiesta se va despidiendo, parecen cerrarse sus rutilantes ojos.
Anuncios