>Acatic, Jal.- Haber confundido una peligrosa sustancia con un inocente jugo le costó la vida a un sexagenario de este municipio el pasado 27 de diciembre.

Javier Hernández López, de 67 años de edad y vecino del rancho El Amarillo, en Acatic, se encontraba en su domicilio aquel día y vio el envase de una marca comercial de jugo, por lo que decidió beberlo, sin imaginar que en realidad el recipiente contenía sosa cáustica.

Enseguida don Javier sintió que se le quemaba la garganta y el esófago, por lo que sus familiares decidieron llevarlo rápidamente a un centro de salud en la cabecera municipal, donde más tarde fue remitido al Centro Médico de Occidente de Guadalajara con un diagnóstico de quemaduras internas.

Sin embargo el hombre dejó de existir una vez internado en el nosocomio tapatío del IMSS, por lo que su cuerpo fue trasladado a la morgue del Servicio Médico Forense, donde la autopsia reveló que la causa del deceso fue por quemaduras de tracto digestivo y respiratorio superior (esófago y tráquea), así como perforación gástrica con lesión multiorgánica abdominal debido a la ingesta de agente químico a determinar.

El cadáver fue identificado por Arturo Hernández Carvajal, de 12 años, quien mencionó que el ahora occiso se trataba de su padre. Asimismo relató al agente del Ministerio Público la manera como se dieron los hechos y perdiera la vida su progenitor.

Anuncios