>A los 62 años de edad, a causa de una enfermedad que poco a poco fue minando su existencia, justo en Navidad murió el editor en jefe y dueño de este diario don Felipe Hernández Martín del Campo.

Don Felipe inició en las huestes del periodismo junto a su padre don Alfredo Hernández Terrés y fue a su lado en donde aprendió el oficio, iniciando desde lo más sencillo, que era la venta de periódico. Entonces Noticias de la Provincia veía la luz pública únicamente los domingos; su edición en tamaño tabloide era bien identificada por los laguenses.
Don Felipe se salió de todos esos cánones del periodismo, una vez que estuvo al frente de este medio de comunicación. Ejerció los cambios que consideró prudentes para darle a este periódico una circulación más frecuente, saliendo los jueves.

Lagos despuntaba en población y fue aceptando entonces que este periódico apareciera dos días a la semana. Y la historia de Noticias de la Provincia llevó por décadas en sus instalaciones de la calle Licenciado Verdad, las vetustas máquinas semiautomáticas, que eran vigiladas celosamente por don Felipe y había que tratarlas con cuidado, porque eran de ida y vuelta.

Imprimir entonces era una odisea que llevaba sus días con sus correspondientes noches de trabajo. Siempre don Felipe, siempre estuvo ahí, en ocasiones como auxiliar de su señor padre, otras más como jefe y otras más como un testigo del crecimiento de quienes dejaba al mando por algún tiempo, para luego retomar su actividad normal.

Y esto de hablar de actividad normal fue un decir, porque la noche era plena cuando se editaba el periódico. Y la opinión pública conoció entonces un trisemanario.

Llegó pues un despertar a Lagos y de eso ya fue testigo directo el señor Felipe Hernández. La llegada a Lagos de tiendas departamentales trajo también la exigencia publicitaria que fue hacia el periódico local Noticias de la Provincia y entonces la transformación.

El cambio entonces fue traer el offset, importante adelanto, que permitía llegar a tener un taller más fuerte y con la capacidad suficiente para la edición de un diario. Las apariciones de los siguientes días fue cosa natural, miércoles, viernes y sábado entonces fueron cubiertos por el personal en turno.

Don Felipe eligió el grupo de reporteros que le dieron solidez a la información. Fueron tiempos de bastante crecimiento, Javier Gómez Moreno, Carlos Gómez Mata, Mario Gómez Mata, Héctor Chávez Villanueva, Juanita García Vázquez, Jesús Veloz Martínez. Y en lo interno Francisco López, Pedro Martínez, Víctor Bautista, Juan Barrientos y tantos que fueron cumpliendo su ciclo en ese medio de comunicación en el tiempo en que Noticias de la Provincia surgió como el diario regional.

Ahí siempre estuvo la mano de don Felipe, ejerciendo la prudencia y buscando la ecuanimidad, ante los acontecimientos para darle al periódico el toque que a él le gustaba y la paciencia para revisar una y otra vez las notas.

Don Felipe y Noticias de la Provincia no fueron ajenos a la crisis económica, pero jamás dejó que la sombra del pesimismo llegase a su mente, pues estaba consciente de que aquí estaba el sustento de muchas familias.

Definió siempre su postura y logró convencer al más obstinado; era cuestión de platicar con el terco para que las cosas dieran excelentes resultados, hasta dejar satisfechos incluso a los que llegaban enardecidos por alguna publicación.

Decía que “en el periodismo estamos expuestos a esto” y él lo entendió pero también comprendió que a la gente se le debería dar su oportunidad de hablar y nunca negó el derecho de expresarse respetuosamente a quien así lo quisiera.

Hoy don Felipe descansa en paz, cumpliendo fielmente con su última edición, que fue la de Navidad. A la gente le entregó buenas noticias y mejor aún, el último ejemplar que miles de laguenses tuvieron en sus manos fue directamente supervisado por él, una vez que la dirección editorial cumplió con su cometido de entregarlo para su aprobación.

Felipe Hernández Martín del Campo marcó una línea fuerte de periodismo, tan fuerte que hoy Noticias de la Provincia no puede entenderse sin su estilo. Destacó como pocos en el arte de convencer aún al más enojado, la aplicación de la psicología ante la persona le dio buenos resultados.

Hecho lo anterior, don Felipe organizó la entrega y distribución muy temprano, como a él le gustaba. En su escritorio están los cuadernos que tenía para planear el nuevo año de trabajo, en Navidad, justo cuando iba a descansar de la actividad editorial, pero Dios quiso que eso ya no fuera posible.

Sus restos fueron llevados a Inhumaciones Muñoz y llegó para entregar cuentas al Creador en la alegría de la Navidad, en donde habrá de hacer su nueva morada.

Descanse en paz don Felipe Hernández Martín del Campo.

Agradezco a José de Jesús Veloz Martínez por la información proporcionada para la redacción de esta nota y mi más sincero pésame a toda la familia de Don Felipe por su triste partida.

Gracias por su lectura amigos lectores, quedando como siempre a sus órdenes en mi correo electrónico: jorgegerardotorres@hotmail.com, donde con gusto atenderé los comentarios y sugerencias que me envíen. También pongo a su disposición un número gratuito, el: 01-800-22-109-89.

Anuncios