>El haber participado en una riña callejera propició que quedara internado en el hospital a consecuencia de los golpes y heridas recibidos durante la gresca.

Eran las 16:39 horas del pasado 12 de diciembre cuando afuera del templo de San Pedro Apóstol, ubicado sobre la avenida Jacarandas, Ramiro Ornelas Medina de 23 años y vecino de esta ciudad, participó en una pelea a puñetazos y patadas contra un sujeto del que se desconoce su nombre.

Sin embargo Ramiro sacó la peor parte, por lo que quedó lastimado tras la gresca, lo que aprovechó su rival para darse a la fuga antes de que llegara la policía.

Elementos de Protección Civil se hicieron presentes para auxiliar al infortunado, a quien a simple vista le detectaron fractura en la mandíbula y en brazo izquierdo, así como heridas contusas en el resto de la cabeza, por lo que los rescatistas le practicaron los primeros auxilios y lo inmovilizaron, para enseguida llevarlo al Hospital Regional.

Ramiro Ornelas Medina quedó internado en aquel nosocomio donde se recupera de sus heridas.

Anuncios