>Ahí la llevamos con
Tepa: Cecilia González

+ Se ha hecho mucho con lo
poco que nos han mandado


+ Hay muchos retos pendientes,
que ya se trabajarán en el 2011

Por Alejandro González Ontiveros.- Ya casi se cumplió un año de gobierno municipal de la señora Cecilia González Gómez y al respecto, la alcaldesa se siente satisfecha de lo que se ha logrado, aunque recalca que esto ha sido resultado de una debida planeación.

También reconoce que hay asignaturas pendientes, mismas que para el siguiente año se verá por sacarlas adelante, sin descuidar las otras áreas en las que ya se trabaja y se notan los cambios.

Entrevistada en el marco de su primer informe de gobierno, la primer edil se dio un tiempo para hablar de su labor al frente de la administración municipal, el ambiente tras el cambio del partido en el poder y los puntos a destacar de su gestión como presidenta municipal.

Cambio planeado y tranquilo

A decir de Cecilia, la transición se planeó desde la misma noche del 5 de julio de 2009 cuando los resultados electorales le dieron el triunfo. Fue a partir de ahí que se empezaron a delinear los planes de acción, de tal forma, que el cambio de mando no se sintió de manera brusca, como cuando a un vehículo se le hace el cambio de velocidad de manera correcta y ni se percibe por los pasajeros.

Fue así que al tomar posesión se hizo de manera ordenada, al tiempo que los nuevos funcionarios municipales ya tenían en mente su plan de trabajo, pues el mismo ya estaba diseñado con anticipación, por lo que desde el primer día del año cada quien comenzó a trabajar según lo que se le había encomendado y eso hizo que se ganara tiempo en beneficio del municipio.

Lo anterior era algo que le preocupaba a Cecilia, pues implicaba romper una inercia partidista de 15 años y quizás alterar el aparato municipal que se encontraba habituado a una forma de trabajo, cosa que no sucedió así y el cambio fue pacífico.

Los primeros retos

El plan en general para trabajar en esta administración consistió en cuatro puntos básicos que fueron el aseguramiento de los servicios municipales, mantener la seguridad pública, preservar el orden social y la renovación.

La gente tenía la preocupación que con el cambio de gobierno se fueran a interrumpir los servicios o que tal o cual funcionario se negara a atender a la gente por cuestiones políticas, pero no fue así, pues de acuerdo a los puntos descritos en el otro párrafo, se puso especial atención en esos aspectos.

Mucha obra y con poco recurso

Este año fue de escasos recursos en general, pues las partidas federales y estatales no fueron abundantes, sin embargo, se lograron cosas importantes para Tepatitlán, como el inicio del Parque Bicentenario, así como la adquisición del terreno del estacionamiento, con lo que ahora se puede dar un espacio digno a los que asistan a este inmueble desde el momento en que bajan de sus vehículos, pues llegan a una zona cómoda y segura.

Tampoco se puede dejar de mencionar la importante inversión en obras viales como el pavimento de la Carnicerito, López Mateos, Pablo Valdez, entre otras. En resumidas cuentas y haciendo un esfuerzo para juntar los recursos provenientes de distintas fuentes, la presidenta afirma que se ejercieron al menos 90 millones de pesos en este año.

Una muestra de la optimización de recursos se puede apreciar en la Casa de la Cultura, donde se cambiarán las butacas y harán otros trabajos de remodelación con el dinero ahorrado en el primer informe, donde se decidió prescindir de algunos elementos suntuosos. En otro lado donde se vio la correcta aplicación del dinero fue en las fiestas de abril y del Bicentenario, donde se economizó sin menoscabar la calidad del programa de fiestas.

Referente a otros rubros, se consiguió bajar del subsidio federal para la seguridad pública más de 10 millones de pesos para adquirir 13 patrullas nuevas, además de terminar la nueva comandancia con recursos propios.

En el ámbito social, se ha estado capacitando a distintos integrantes de la sociedad, sobre todo a mujeres, para que adquieran conocimientos sobre algún oficio y además se han practicado cirugías extramuros y donado 100 sillas de ruedas con apoyo de instituciones públicas y privadas.

Enfrentando a la oposición

Respecto a los regidores de oposición, que tan sólo unos meses atrás eran funcionarios municipales de toda la vida pero bajo otras siglas, Cecilia González dice que ellos hacen su trabajo al objetar algo, cuestionar y hasta oponerse sobre algún tema o proyecto, por lo que no les sorprende sus actitudes.

Lo que sí le gustaría a Cecilia, si de ella dependiera, que los regidores panistas fueran más propositivos, que aportaran ideas de trabajo, que no solamente critiquen y bloqueen.

Los pendientes

La alcaldesa no siente que se hayan finiquitado algunos temas, pero sí está segura de que hay importantes avances, como en obras públicas, donde se han presentado 120 proyectos, 5 de los cuales son prioritarios y hasta ahora se trabajan en ellos.

Algo que le preocupa de manera personal es la educación y la salud tanto física como mental, pues nadie debería tener carencias en estos aspectos, por lo que desde ahora los señala como los puntos a resolver en el siguiente año, aunque no por eso descuidar lo demás.

El siguiente periodo contemplará aspectos sociales como los antes señalados. Faltan muchas cosas por realizar pero ahí está el compromiso de resolver todo lo planteado, para así responder a la confianza del pueblo en el cambio.

Hablando políticamente, la señora Cecilia asegura que no ha sido sencillo conciliar las posturas y voluntades partidistas, pero si se trabaja en armonía es porque se ha logrado la armonía entre los diversos actores de la administración.

Por último, la presidenta municipal hace un llamado a la comunidad para despertar como ciudad media que es Tepatitlán y asimismo preguntarse qué vocacionamiento se le va a dar a la ciudad, vocacionamiento que debe definirse ahora pues de ello depende el futuro económico del municipio y su empuje y el bienestar social de la gente.

Acueducto: suma de voluntades

El acueducto ya es visto como un sueño guajiro por muchos mas no así por la alcaldesa, que siente que esta magna obra es completamente realizable pero para eso se necesita mucha voluntad de distintos actores, voluntad que ella y su gobierno dice que sí tiene.

Se le dijo que ya el alcalde anterior un día muy contento anunció que el gobernador le acababa de llamar para decirle que ya estaban autorizados los recursos del acueducto de El Salto, sin embargo no hay ni un solo metro de tubería puesto.

Cecilia dice respecto a esto, que nunca ha habido proyecto ejecutivo ni trámites ante la Comisión Nacional del Agua y que los recursos anunciados con anterioridad era tan sólo para hacer estudios.

Según la presidenta, ahora sí hay avances al respecto, proyecto, trámites, gestiones y no nomás estudios técnicos, además que se cuenta con el visto bueno tanto de legisladores federales y locales encargados de comisiones hidráulicas en sus respectivos congresos.

Sólo falta por ahí algunas voluntades. Cabe señalar que el acueducto se haría con recursos municipales, estatales y federales. El municipal ahí está y de los otros depende nomás de que el gobernador cumpla su palabra y destine esos fondos para El Salto, ya que el recurso antes se etiquetaba específicamente para tal o cual obra desde la Federación, pero ahora en vez de esto, es el gobierno estatal quien debe administrar de acuerdo a sus criterios y prioridades.

Sólo sería cuestión de que Emilio González y demás funcionarios estatales no olviden de la importancia del acueducto para los tepatitlenses y se encarguen de que el dinero llegue a su destino final y no a otra obra que no beneficie a la región.

Anuncios