>Por Fabiola González Ontiveros

Se supone que los narcos, federales y gente inocente siguen cayendo como cucarachas, aunque de hecho, las cucarachas son los narcos pero los que más caen son las personas que no tienen mucho que ver con el asunto, o quién sabe, a estas alturas del partido el asunto es de todo México, así que no tiene mucho sentido realmente decir que no tenemos que ver, lo que sí cabe es decir que hay gente inocente que se la llevan de corbata por estar a la hora equivocada en una balacera y termina bajo tierra.

Ahora con el enfrentamiento en Apatzingán dijeron que varios de los “mero buenos” cayeron, pero yo creo que es nada más como para taparle el ojo al macho.

En algún documental vi que decían: “es cierto que ha habido muchísima violencia últimamente, pero la gente no termina de comprender que si hay tanto escándalo es porque se está haciendo algo, malo sería que no defendiéramos al país, por lo tanto los narcos no causarían alboroto y seguirían operando tan tranquilos como siempre. México tiene que entender que de cierta manera el que haya tanto enfrentamiento últimamente es una buena señal”.

¿Qué hacemos? ¿Les creemos a quienes dicen esto? Yo lo podría llegar a entender… claro que es lógico, si no hubiera escándalo no es que signifique que no pasa nada, porque sabemos que en este país eso es prácticamente imposible, estaríamos totalmente seguros de que ellos se siguen moviendo y continuaría siendo un secreto a voces.

Pero la verdad es que, todo esto no hubiera sucedido en primer lugar si no fuera porque los políticos a los que por supuesto el pueblo les vale madre, los dejaron operar y andar repartiendo la droga por aquí y por allá, de tal manera que ahora cuando ven que ellos mismos como políticos se convierten en las marionetas del crimen organizado, entonces sí ya quieren pelear, ya quieren hacer algo, pero la telaraña ya está bien hecha.

Y claro, en el intento muere muchísima gente que no lo merece.

Pero esa gente es como una plaga, y aunque entre ellos mismos se andan matando todos los días, nomás no se acaban, cada día hay más y más sin que lo podamos evitar, porque ahora hasta los narquillos de quinta andan divulgando que lo son como pavorreal, como si fuera mucho orgullo ser narco, como si estuviera de moda. Como ser fresa, cholo, emo, hipster… narco.

No sé, a mí no me disgustaría que si ya traen pleito entre un cartel y otro… pues que se exterminen entre ellos, así nos hacen un favor a todos.

Pero no se va terminar ni porque se agarren a balazos todos los días, ni porque ya se vaya a acabar el año, ni porque vaya a ser navidad. Disculpen mi pregunta estúpida, pero ¿A los narcos les gustará la navidad? ¿Cómo la celebrarán? ¿En vez de matar un pavo matarán una persona? Digo como les gusta andar adornando las calles con sangre y cuerpos a lo mejor con eso adornarán el arbolito, o pondrán un decapitado en la puerta en lugar de un mono de nieve.

Es que yo no considero personas a quienes maten gente por puro gusto y costumbre, porque ya lo hacen por eso, en realidad nadie los puede amenazar, nadie se les pone al brinco, así que matan gente nomás por puro hobbie. Cómo podrían entonces llamarse personas, animales tal vez, los animales matan por ser los líderes, así como ellos.

Como no voy a saber cómo celebran la navidad esas personas y francamente prefiero no enterarme, seguiré haciendo mis trabajos finales y esperando a que comiencen las vacaciones, un ratito de familia y amigos, sinónimo de felicidad para muchos, para mí también por supuesto si no no lo mencionaría, y los narcos pues… así como decían todos mis maestros en la secundaria cuando alguien se quería agarrar a madrazos afuera de la escuela: “Ahí mátense”.

Anuncios