>Zapotlanejo, Jal.- Un vecino de este municipio fue encontrado sin vida y en avanzado estado de putrefacción en Guadalajara dentro de un foso lleno de agua, donde al parecer murió ahogado.

Juan Alfonso Macías Carranza, de 27 años, el pasado 23 de noviembre había salido de su domicilio en el rancho La Yerbabuena, en Zapotlanejo, con destino a Guadalajara, donde laboraba como electricista en una bodega en construcción ubicada en la Zona Industrial.

Compañeros de trabajo de Alfonso manifestaron que la última vez que lo vieron con vida fue ese mismo día al término de la jornada laboral, donde cada quien se dirigió a su domicilio para volver al día siguiente.

Sin embargo Alfonso ya no apareció, pasando los días sin saberse nada de él, hasta que una fosa llena de agua ubicada en el inmueble comenzó a despedir olores fétidos el pasado 29 de noviembre, por lo que al revisarse el lugar se descubrió que dentro estaba el cadáver de Macías Carranza, quien a simple vista mostraba un fuerte grado de putrefacción, por lo que se presume que desde el día de su desaparición había quedado muerto ahí.

El lugar donde se encontró el cuerpo es una fosa de unos 50 centímetros por lado y 1.80 metros de profundidad, el cual se encontraba inundado con agua.

Juan Alfonso no presentaba huellas de violencia física y portaba un cinturón lleno de herramientas. Peritos forenses determinaron que el hombre murió por ahogamiento.

Hasta la morgue de Guadalajara se presentó Adolfo Macías Salcedo, de 52 años de edad, quien reconoció el cadáver como el de su hijo Juan Alfonso. El doliente también manifestó desconocer las causas por las que su vástago haya perdido la vida, por lo que se pidió que se esclarezca esta muerte.

Anuncios