>Sin remedio el concreto
de la Anacleto González

+ Será necesario cambiarlo totalmente,
pues ya no tiene vida, según dictamen


+ Ayuntamientos anteriores no hicieron
bien la obra; todo por carecer de proyecto

Por Alejandro González Ontiveros.- Muerto está el pavimento del bulevar Anacleto González Flores. Ahora no hay más remedio más que conservar el cadáver hasta que no dé más y entonces ir sustituyéndolo poco a poco, según el dictamen elaborado por una empresa dedicada a analizar la calidad de las vitalidades en todo el país.

Según Gerardo Gutiérrez, director de Obras Públicas de este municipio, había una esperanza de que las lozas quebradas tuvieran algún remedio o de perdida conservar las que aún no se rompen, pero la empresa Ingeniería Latinoamericana de Pavimentos, contratada para hacer el análisis, tras varias semanas de estudios y pruebas dictaminó que todas las lozas están destinadas a romperse e irremediablemente tendrán que ser cambiadas.

Esta empresa, que Gerardo Gutiérrez asegura que es reconocida a nivel nacional e internacional por grandes consorcios constructores y organismos gubernamentales como la SCT, estuvo alrededor de un mes en Tepatitlán con equipo especializado para analizar el pavimento del bulevar tramo por tramo.

Posteriormente se tardó un mes más en elaborarse el dictamen y presentarlo al ayuntamiento con documentación escrita, gráfica y multimedia, así como muestras físicas.

Se encontró que las capas de concreto no tienen homogeneidad, pues unas son de apenas 8 centímetros de espesor mientras que otras llegan casi a los 30, lo que significa, según el dictamen, que los constructores del pavimento, al ver las primeras lozas que se quebraban, decidieron aumentar el espesor, con la finalidad de que las nuevas no se partieran.

También se encontró diferentes calidades de los materiales empleados y un mal sellado en las laterales, pues se encontró mucha agua debajo de las lozas y es este líquido el peor enemigo del pavimento.

En resumidas cuentas, la empresa afirmó que no hubo proyecto ejecutivo ni planeación y tampoco el concreto cumple con las normas de la SCT.

¿Quién tuvo la culpa?

El actual jefe de Obras Públicas, al hacérsele la anterior pregunta, no quiso decir que se haya actuado de mala fe o con intención de cometer fraude con los recursos asignados para tal obra, pero sí señaló que los ayuntamientos anteriores y que fueron los encargados de pavimentar la avenida, no elaboraron proyecto ejecutivo, quizá con la intención de hacer rápido la obra y de manera económica, lo que no funcionó y ahí están las consecuencias.

Con esto no quiere decir que la actual administración traiga la consigna de iniciar una cacería y exhibir a los que hayan tenido alguna responsabilidad. Si se hizo este estudio y se dan a conocer los resultados fue por petición popular de saber qué va a pasar con el concreto de la Anacleto.

En la pasada sesión de cabildo se aprobó un proceso para deslindar responsabilidades en este asunto del pavimento, pero será el área legal del ayuntamiento, la Sindicatura, la que presentará una denuncia de hechos contra quien resulte responsable y será la justicia la que determine lo procedente.

Gasto imprevisto

El siguiente paso, que ya se está dando, será parchar las lozas quebradas hasta que queden destruidas por completo y entonces no habrá más remedio que sustituirlas gradualmente. Obras Públicas calcula que esto se llevará entre 4 y 5 años.

Sin embargo esto representará un costo que no se tenía contemplado en el presupuesto de la dependencia municipal, lo que afectará los recursos para otras obras ya contempladas y presupuestadas. Obras Públicas planea destinar aproximadamente 10 millones de pesos al año para ir sustituyendo de forma gradual el concreto del bulevar.

Dictamen tardado

Gerardo Gutiérrez dijo que el análisis del pavimento se tenía contemplado desde el inicio de la administración, pues era uno de los compromisos de campaña de la alcaldesa Cecilia González, sin embargo en primera instancia se dio aviso en marzo a la Auditoría Superior del Estado, la cual estaba obligada a supervisar la obra pues se hizo con recursos estatales.

Sin embargo pasaron los meses y nunca vinieron a Tepa los de la Auditoría, por lo que se procedió a buscar una empresa privada que fuera capaz de hacer ese tipo de estudios.

Varias empresas se hicieron presentes y al observar a simple vista el concreto aseguraban que estaba mal hecho, pero no querían ponerlo por escrito y tampoco la llegada de una eventual confrontación con los responsables de la obra.

Fue hasta agosto en que se localizó a Ingeniería Latinoamericana de Pavimentos, cuyos representantes dijeron estar dispuestos a permitir que se hicieran públicos sus estudios y sostenerlos ante cualquier instancia.

Anuncios