>+ Hay de adicciones a adicciones
+ Mejor vámonos al Twitter

Por Fabiola González Ontiveros

No tenía ni idea, pero me acabo de enterar que en Italia hay dos clínicas exclusivamente para tratar a adictos al Facebook. Cuando me lo dijeron francamente no lo creí, digo, está bien que haya sido la red social más importante, digo haya porque Twitter poco a poco le quitó su lugar y además tiene otras ventajas que para mí lo hacen mejor.

Cómo iba a ser posible que existiera una clínica para facebook-adictos, y ¿les dan medicinas o qué? Me parece ridículo, no voy a decir que no, pero al menos una vez más me demostraron que todo es posible, que no es tan ridículo y que sí hay una enfermedad con respecto al internet en general.

En siquiatría la enfermedad se conoce como Internet Addiction Disorder (IAD), la dependencia a la Red se expresa con síntomas similares a los de personas adictas a estupefacientes, que sufren crisis de abstinencia cuando se ven privadas de la droga.

Leí que la adicción a Internet se manifiesta de cuatro maneras: la “cyber-sexual addiction (sexo virtual y pornografía)”, la “net-compulsion” (juegos de azar, shopping y comercio on line), la “information overload” (búsqueda obsesiva de información) y el “computer addiction” (excesiva participación en juegos virtuales).

Si sé que existen personas que pasan horas o noches enteras jugando en la computadora, de tal manera que no duermen por estar en esa realidad alterna siendo el héroe. A varios miembros de mi familia les encantan los jueguitos de internet y si no tienen nada que hacer, se quedan un ratote ahí sin hacerle caso a nadie; de manera que les puedes preguntar si las ballenas vuelan y te van a decir: “mmm… sí… ajá”.

La diferencia creo yo, es que sólo lo hacen cuando no tienen algún otro deber, como un lujo pues, un modo de relajarse, pero ya que de plano no hagan otra cosa por estar ahí salvando un mundo que ni existe, como en la mayoría de los juegos, ya está más complicado.

Pero al menos desde mi punto de vista, los de los juegos están entretenidos pasando niveles y rompiendo récords, pero en el facebook, que es puro chisme, entonces es adicto al chisme más bien. Debo decir que a estas alturas del partido estoy aburridísima del facebook, como la mayoría de las personas con las que convivo diariamente, pero no lo cerramos “nomás para no perder contacto y a ver qué hay”. La verdad es que muchos de mis amigos y a veces yo también, lo que tengamos en el muro es lo mismo de hace 2 o 3 semanas o lo que publiquen nuestros contactos, ya que a el dueño de la cuenta no le interesa publicar nada nuevo.

No sé que tanto harán los adictos en esta red social si no es chismear, lo que ya por sí solo es patético, a todos nos encanta el chisme, pero no deja de ser patético el preocuparnos por otros más que por nosotros, y si encima lo hacemos por facebook y gastamos nuestro tiempo, ojos y dedicación en encontrar a aquella persona que tal vez en el muro tenga el chisme completo… pues es doblemente patético.

Así que está bien, ya lo acepté, la enfermedad aparentemente existe, pero no dije nada de la calidad de las personas, ociosos, ricos que no tienen algo que hacer, o gente algo básica que se distrae con lo que esté de moda.

Y sí, en algún tiempo no podía pasar una hora sin abrir el facebook, pero creo que desde el momento en que me empezaron a dejar tarea por ahí se le quitó lo divertido, de tal manera que ahora me aburre y aunque lo siga abriendo cuando prendo la computadora, ya no hago nada en esta red social, o lo cierro y sólo lo vuelvo a abrir cuando me llega alguna notificación.

La realidad es que el internet tiene prácticamente todo lo que necesitemos o queramos saber u obtener, el problema es que de igual manera también hay muchas cosas que en lugar de hacernos avanzar nos frenan, y todo el distraído cae en la trampa, la cosa es que usemos el internet para algo productivo, se pueden hacer un montón de cosas productivas. He cambiado el facebook por los videoblogs en youtube, que igual no son tan productivos, pero al menos ya no son puro chisme y de vez en cuando en alguna de esas chiripadas alguien dice algo que te deja pensando o te hace ver las cosas de diferente manera.

También hay videos con pura estupidez, pero cualquier cosa es un arma, solamente tienes que decidir cómo usarla, si seguir a la corriente o ponerte a hacer algo productivo.

Anuncios