>

Por Flavia Bustamante.- El Virus del Papiloma Humano es uno de los causantes de cáncer en la matriz, pero si es detectado a tiempo, puede tratarse.

Esta campaña organizada por la Secretaría de Salud Jalisco Región Sanitaria III, Altos Sur; incluye sólo a mujeres, a quienes se les hará la prueba de Papanicolau si tienen entre 25 y 34 años, y la prueba de detección del VPH si tienen entre 35 y 64 años; y desde este martes podrán acudir al Centro de Salud.
La infección por el Virus del Papiloma Humano (VPH) es muy común y el número de personas portadoras ha aumentado alarmantemente porque la mayoría de ellas no presentan síntomas visibles, no se sienten mal, ni tienen molestias y el grupo de mayor riesgo son las mujeres menores de 20 años que tienen relaciones sexuales.

Esta infección es ocasionada por el Virus del Papiloma Humano, que es un microorganismo que puede desaparecer de forma natural tanto del cuerpo del hombre como de la mujer sin dejar secuelas o puede permanecer en estado latente y cuando se desarrolla, ataca de forma muy violenta.

Estos virus tiene la capacidad de mutar constantemente, lo que lo hace además de peligroso y muy difícil de controlar. Los más de 100 tipos identificados, se han clasificado por el lugar del cuerpo en que ocasionan sus lesiones y la mayoría se transmiten sexualmente.

El VPH se logra identificar hasta que aparecen las verrugas externas o al practicar un examen rutinario de Papanicolaou en las mujeres cuando ya presentan algunos cambios en el cuello del útero o matriz.
Uno de los problemas más severos, es que algunos de estos virus están relacionados con el cáncer cérvicouterino, en México, se considera que alrededor de 4,000 muertes anuales de mujeres por este cáncer están relacionadas con el VPH.

Las verrugas son producidas por algunos tipos de VPH. En la mujer aparecen en los labios vulvares, vagina, cuello uterino o cerca del ano. Se manifiestan en forma de verrugas en la parte externa e interna de la vagina, principalmente en los labios y en el cuello del útero. Muchas veces la mujer afectada presenta flujo crónico que normalmente no responde a los tratamientos convencionales.

En el varón aparecen en el pene y en el escroto y alrededor del ano si se tienen relaciones homosexuales.
También pueden llegar a aparecer en otras partes del cuerpo como la boca, el esófago, el paladar, los labios y otras más. La evolución de las lesiones es imprevisible: pueden desaparecer, crecer o permanecer estables.
El diagnóstico se hace mediante una citología o colposcopía y se descubre durante la realización del análisis de Papanicolau o la prueba de detección del VPH específicamente.

Las mujeres interesadas pueden asistir a Aldama 120 en Tepatitlán de lunes a viernes de 8:00 a 20:00 horas.

Anuncios