>Ahora se encierran
33 mineras en Chile

Santiago, Chile (Reforma).- En protesta por la eliminación de un programa laboral al que pertenecían y que les permitía sostener sus hogares, 33 mujeres se encerraron en una antigua mina del sur de Chile.

Provistas de sus uniformes de trabajo -que incluye un casco de minero- las 33 mujeres se instalaron a 500 metros de los 900 metros de profundidad que tiene la mina conocida como el “Chiflón del Diablo”, un antiguo yacimiento de carbón ubicado en la zona de Lota, a 500 kilómetros al sur de Santiago, que dejó de operar en la década de los 90 y cuyas galerías subterráneas son actualmente un atractivo turístico.

Las manifestantes integraban el Cuerpo Militar de Trabajo, un programa social que se instauró tras el terremoto y maremoto del pasado 27 de febrero y que daba empleo a los damnificados para la reconstrucción de sus comunidades y la remoción de escombros.

Estas mujeres amenazan con iniciar una huelga de hambre en el fondo de la mina.

“Hemos hecho muchas cosas para que nos tomen en cuenta, pero el Gobierno no nos ha escuchado, así que nos están obligando a tomar estas medidas de fuerza”, dijo Brígida Lara, compañera de las manifestantes que se encuentra en la superficie junto a un centenar de mujeres que apoya la protesta.

Las huelguistas piden que el Cuerpo Militar del Trabajo, que dio empleo a unas 12 mil personas, sea considerado en el presupuesto 2011, que actualmente se discute en el Congreso.

La iniciativa fue considerada como una buena idea incluso por las autoridades locales.

“Encuentro ingenioso que hayan 33 mujeres en una mina”, digo sonriendo a la televisión local la Gobernadora regional Jacqueline van Rysselberghe.

La protesta se inspira en lo ocurrido a 33 mineros en el norte de Chile, quienes se quedaron atrapados por 69 días a 700 metros de profundidad en el yacimiento San José y fueron rescatados el pasado 12 de octubre.

Anuncios