>El Universal.- Una píldora contra la diabetes, empleada también para adelgazar, comercializada como Mediator, del laboratorio Servier, podría haber causado la muerte a 500 personas, en las últimas tres décadas en Francia.

Este producto, que ha sido comercializado por más de 30 años en el mundo, provocó que más de 3 mil 500 franceses fueran hospitalizadas por lesiones en las válvulas cardíacas.

Xavier Bertrand, ministro de Sanidad francés, llamó a aquellos pacientes que ingirieron el medicamento cuya sustancia principal es el benflourex, entre 2006 y 2009, a que acudan a su médico para monitorear posibles problemas cardíacos.

Mediator, del laboratorio francés Servier, que tiene presencia en 140 países, entre ellos, México, es un medicamento prohibido en Francia desde noviembre del año pasado.

La Agencia Europea de Medicinas retiró este producto del mercado el año pasado, tras advertir que tenía poco efecto sobre la diabetes y podía causar que las válvulas cardíacas se hicieran más gruesas.
En Estados Unidos quedó prohibido para su comercialización desde 1997, mientras que en España e Italia en 2005.

Presente desde 1980

En México, de acuerdo con la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), el Mediator continúa circulando en el mercado nacional debido a que no hay registro de reacciones adversas.

El organismo —dependiente de la Secretaría de Salud—, informó que este producto “es viejo en el mercado”, ya que su registro sanitario data de 1980.

Es decir, tiene 30 años en el mercado mexicano. Sin embargo, aclaró la Cofepris, el mismo se usa poco en el país.

Su fabricante, la farmacéutica Servier, desmintió los resultados del informe francés.

“Se trata de conclusiones basadas en hipótesis”, dijo.

El laboratorio francés comercializó Mediator en 1979 como medicamento contra la diabetes, aunque también se recetó en muchos casos a personas obesas para reducir el apetito.

Su composición es muy similar a la de otro medicamento que la farmacéutica ya tuvo que retirar del mercado en 1997.

Se estima que en Francia, unas 5 millones de personas usaron el fármaco desde 1976.

Funcionarios de salud de Francia informaron que este producto está vinculado con la muerte de unas 500 personas.

Al presentar un estudio, indicaron que 3 mil 500 pacientes que tomaron el medicamento para la diabetes, recibieron tratamiento hospitalario a causa de problemas cardíacos.

De ahí que el Ministro de Salud francés se haya dirigió en particular a los consumidores de este fármaco durante tres meses los últimos cuatro años.

Xavier Bertrand, hizo hincapié en la importancia de “reconocer” a las posibles futuras víctimas de este tratamiento.

El ministro galo aclaró que Francia “es el primer país europeo donde ha desaparecido el medicamento por decisión de las autoridades públicas”, aseguró, en España e Italia fue “una decisión” del laboratorio.

Jean Marimbert, director general de la Agencia Francesa de Productos Sanitarios, explicó que la estimación de muertos se ha hecho de acuerdo al número de pacientes hospitalizados, los años del producto en el mercado y los años en los que el medicamento tarda en causar efectos.

Anuncios