>La dirección de Vialidad y tránsito municipal ha intensificado una campaña de información acerca de los riesgos de accidentes que uno como conductor o peatón enfrenta en la calle, así como también orienta en la manera que debemos conducirnos para evitar dichos accidentes.

Es común escuchar que siempre la culpa, en los accidentes de tránsito donde se ven involucrados peatones, es de los conductores, pero como peatones ¿qué tanto tienen ellos que ver en esto? La Iniciativa Mexicana de Seguridad Vial (IMESEVI) tiene un apartado para este elemento del entorno vial.

¿Quiénes son los peatones?

Según la Ley de Vialidad y Tránsito del Estado en los artículos del 7 al 10, todo aquel que se mueve por las calles es peatón. Se estima ya que una tercera parte de los lesionados por accidentes de tránsito son los que sufren atropellamiento. En México, alrededor de 5 mil personas fallecen en promedio anualmente por haber resultado atropelladas (sin contar los que sufrieron de lesiones graves y/o permanentes).

Qué No debemos hacer como peatón

Cruzar corriendo la calle: Esto incrementa el riesgo de tropiezos y caídas.
Saltar ni esquivar obstáculos porque se corre el riesgo de caer y ser atropellados.
Cruzar distraído: No poner atención a los vehículos que se acercan por ir hablando por celular, escuchando música o llevar la mente ocupada en otras cosas puede poner en riesgo nuestra vida.
Cruzar sin mirar: Al no establecer el contacto visual con los conductores nos impide adivinar sus intenciones.
Cruzar por lugares no previstos: Cruzar sorpresivamente por donde el conductor no nos espera como peatón es una de las principales causas de atropellamiento.

¿Por dónde y cómo caminar…

… en la ciudad?

Siempre que existan zonas peatonales camina por ellas.
Procura caminar por la derecha de la banqueta, sobre todo en zonas concurridas.

Ante un paso peatonal detente en la acera, no en la calle.
Muestra tu intención de cruzar mirando a vehículos y conductores.

No es necesario que corras, pero tampoco te detengas en la calle.
Siempre que haya puentes peatonales, ¡utilízalos!

Cruza las calles siempre en línea recta nunca en diagonal.
No te detengas ni te demores sobre las banquetas sin necesidad.

Si llevas una carriola de infante o empujas una silla de ruedas no invadas la calle con ellos para ver si se acerca un vehículo.

… en la carretera?

Transita siempre como peatón por tu izquierda, para que puedas ver los vehículos que vienen de frente y al verte ellos también no seas sorprendido.

Si vas acompañado circula siempre en fila india lo más lejos posible del borde de la carretera.
Si circulas por la noche debes llevar elementos retroreflectantes (chalecos o brazaletes) o luminosos, como una linterna.

Vialidad y Tránsito municipal, durante los fines de semana lleva a cabo una campaña de prevención de accidentes de tránsito en lugares estratégicos donde entregan una serie de trípticos a conductores y peatones.

Lo interesante en este caso de los peatones es que además contiene información sobre las limitaciones del peatón infantil y cómo deben cruzar los niños las calles, o mejor dicho, cómo debemos enseñarles a hacerlo de forma segura, y son:

Los niños tienen un campo visual limitado, 40% menor que el de los adultos, por su baja estatura y escaso desarrollo de la vista.

Tienen dificultad para detectar, sólo por el sonido, la dirección de un vehículo que se aproxime.

Los menores de 10 años no prestan la suficiente atención para caminar seguros en la vía pública, se distraen fácilmente.

Confunden “ver” con “ser visto”, cuando ven un carro piensan automáticamente que el conductor también los vio.

Desconocen las normas de tránsito, generalmente no reconocen siquiera los distintos tipos de señales menos aún el reglamento de tráfico.

Entonces para ir educándolos en cuanto a su rol como peatones, lo que podemos hacer como padres o persona que acompañe a un menor es:
– Detenerse: Antes de cruzar o de llegar al borde de una banqueta hacer que se detenga.

– Mirar izquierda – derecha – izquierda: Hacer que el niño mire a ambos lados comprobando que no vengan vehículos.

– Escuchar: Hacer que pongan siempre atención con el oído, podría venir algún vehículo de un punto no visible.

– Pensar: Enseñar al niño a interpretar y pensar en la mejor decisión. ¿Entonces, será que cuando hay un atropellamiento la culpa es siempre del conductor?

Anuncios