>

Mexicali, B.C.- Con alegría, una de las tantas familias alteñas que viven en otro estado y que han forjado su camino con tenacidad y trabajo, bautizaron en la parroquia de la Mater Dolorosa a la pequeña hija de los señores Enrique Estrada Olivas y Laura Segura.

La ceremonia tan especial aglutinó a una gran cantidad de familiares y amigos del matrimonio. Ahí, en el bautisterio el sacerdote le habló a los padres y a los padrinos de la responsabilidad que adquieren con la pequeña, tanto en la salud como en la educación si fuese necesario, fungiendo como padrinos León Luna, Alejandra Lamarque, Mario Alberto Hernández y Esmeralda Estrada Olivas.

Al final de sus palabras el sacerdote acercó la cabecita de la niña a la pila del baustimo y al rociarle el agua bendita pronunció el nombre de Laura.

Al final de la ceremonia, la festejada con sus padres, padrinos, familiares y amigos de la familia se trasladaron a una terraza social, ahí la recién bautizada recibió innumerables regalos, mientras que su familia ofrecía una exquisita comida a base de carne en su jugo acompañada de otros alimentos, por su parte la abuelita, la señora Amparito veía con gran cariño y orgullo a su pequeñita nieta que le había heredado sus hermosos ojos azules.

En la fiesta se incluyo el clásico bolo, así como pastel acompañado de chocolate, y un exquisito pastel de gelatina, haciendo el gusto y la delicia de todos los asistentes que se dieron cita en la casa de sus abuelos, Enrique y Amparito Estrada. La fiesta concluyó ya entrada la noche ante los aplausos que nuevamente le brindaron a Laura Guadalupe Estrada Segura.

Anuncios