>+ Lo llevan a Guadalajara pero
falleció antes de ser internado

Nadie imaginó que un simple paseo en bicicleta terminara con la corta vida de un niño en Tepatitlán, llenando así de luto a su familia. Los hechos ocurrieron la semana pasada y de lo anterior tomó nota la Procuraduría de Justicia del Estado, que dio a conocer lo ocurrido en un comunicado.

Oswaldo Rodrigo Íñiguez Rodríguez, de apenas 7 años de edad y con domicilio en la calle Moctezuma de esta ciudad, el pasado 20 de octubre alrededor de las 17:00 horas, pidió permiso de salir a jugar a la calle, lo cual acto seguido lo llevó a cabo.

Minutos después regresó Oswaldo a su hogar, quejándose y diciendo que sentía que se ahogaba; al preguntársele por qué estaba así, respondió que estaba paseando en la bicicleta de un amigo cuando cayó y se golpeó el cuello a la altura de la garganta.

Su mamá, de nombre María Guadalupe Rodríguez Orozco, de 28 años de edad, enseguida llevó a su hijo al hospital del IMSS de esta ciudad, donde los médicos le detectaron una inflamación en la tráquea a consecuencia del golpe, sin embargo se determinó enviarlo al área de Pediatría del Centro Médico de Occidente de Guadalajara.

El niño estuvo consciente durante su traslado a Guadalajara, llegó al mencionado hospital, dirigiéndose los familiares al área de trabajo social para hacer el trámite de admisión del menor, sin embargo minutos después les avisaron que Oswaldo Rodrigo había entrado en paro y sobrevino su deceso.

Tras lo acontecido, el cuerpo del pequeño Oswaldo fue trasladado a la morgue de la calle Belén en Guadalajara, a donde llegaron sus familiares, hicieron la identificación del cuerpo, relataron a un agente del Ministerio Público cómo se dieron los hechos y se regresaron a Tepatitlán con su retoño ya sin vida.

El médico forense determinó que el niño había fallecido por contusión difusa de cráneo y cuello de tercer grado a consecuencia del golpe recibido.

Anuncios