>Por Dip. Héctor Álvarez Contreras
Presidente de la Comisión de Ciencia y Tecnología
Congreso del Estado de Jalisco.

Guadalajara, Jal. Octubre 28 del 2010.- Motivado por las declaraciones y las formas como el alcalde de Guadalajara Aristóteles Sandoval ha justificado su negativa a recibir recursos federales para la implementación de la segunda línea del Macrobús, anteponiendo una encuesta amañada e involucrando a la ciudadanía en las decisiones de la autoridad que deben ser técnicamente sustentadas, pongo en duda los argumentos presentados por los alcaldes metropolitanos, aseverando que se está engañando nuevamente a los tapatíos.

Como todos sabemos una encuesta es una herramienta científica de investigación que tiene la función de determinar la parte de la población que debe examinarse con la finalidad de hacer inferencias sobre la misma. La muestra debe ser representativa de la población y debe cumplir con los siguientes aspectos técnicos:

– Qué empresa o persona realizó la encuesta.

– Cuál es el currículo de la empresa o la persona encuestadora.

– Cuál fue el procedimiento técnico mediante el cual se efectuó la muestra: Probabilística o No Probabilística.

– Qué criterio utilizaron para determinar el tamaño de la muestra.

– Para determinar el tamaño de la muestra se debe tomar en cuenta la población total de los municipios en donde se pretende dar el servicio: Zapopan, Guadalajara, Tlaquepaque, Tonalá y Tlajomulco.

– En la determinación del tamaño de la muestra se debe tomar en cuenta los diferentes segmentos de la población, edad, sexo, ocupación, origen y destino de sus actividades cotidianas.

-En cuanto al diseño de la encuesta nadie sabe:

Cuántas y cuáles fueron las preguntas o tópicos que se preguntaron.

Si se consideraron preguntas referentes a los motivos de su respuesta.

Si consideraron que las respuestas de los encuestados pudieran estar influidas por la pertenencia o no a grupos de choque, partidos políticos, grupos estudiantiles en contra del beneficio del proyecto.

Si consideraron en la encuesta preguntas sobre posibles soluciones a los problemas que se plantean.

¿Se realizó un registro de los encuestados, con sus datos generales y actividad del encuestado, plenamente identificados?.

¿Se preguntó sobre la situación actual del transporte: frecuencia del servicio, dificultades y complejidades de los medios de transporte, gastos semanales en transporte público?.

¿Cuál es el total de personas que son directamente impactadas por la realización del proyecto?

¿Cuántas encuestas se aplicaron en el radio de influencia directa al proyecto?

¿Cuántos comercios están establecidos en la ruta que impacta el proyecto?

¿Cuál es el margen de error de la muestra?

Ante las dudas que surgen respecto a la sospecha fundada de que el alcalde de Guadalajara se está escudando en una encuesta que no cumple con el rigor metodológico, he solicitado por Ley de Transparencia, a las autoridades correspondientes de los municipios involucrados, la información de que dispongan y el soporte con el que se atrevieron a tomar decisiones que afectarán y retrasarán irremediablemente la solución al problema de movilidad de la zona metropolitana de Guadalajara.

Cabe hacer mención que el Alcalde de Tlaquepaque, Miguel Castro Reynoso de manera responsable en el mes de marzo realizó encuestas durante 12 días recabando 2,355 respuestas, de las cuales 70.1% dijo que estaba a favor del macrobús, contra 24.2% que se manifestó en contra, 5.6% se abstuvo de opinar.
Asimismo una encuesta realizada por Periódico Mural del Grupo Reforma, a los dos meses de iniciadas las actividades del Macrobús calificaron con 8 los servicios de este sistema de transporte masivo urbano. 72% lo consideraron muy bueno; 74% aseguró que es una solución al problema de movilidad; y 18% deseaba que se abrieran más líneas.

Quisiera agregar las siguientes consideraciones:

No es cierto que la Línea del Tren Ligero se pueda implementar en los próximos 2 años, pues se requerirán por lo menos 7,000 millones de pesos a valor presente.

Al perderse los 1,000 millones de pesos se tendrá que hacer un nuevo trámite ante el FONADIN y esperar el turno para ser tomados en cuenta, lo que se llevará por lo menos año y medio más. Para entonces los alcaldes de la Zona Metropolitana estarán preparando sus maletas para su salida, o a lo mejor ya andarán saliendo de otras campañas políticas en las que seguramente habrán solicitado nuevamente el voto de los abnegados electores de la zona metropolitana de Guadalajara.

El tren magnético no es viable para Guadalajara, primero porque su costo sería de alrededor de $20,000’000,000.00 (veinte mil millones de pesos) que representa el presupuesto total de cuatro años del municipio, y es 20 veces mas caro que el macrobús. Además el tren que fue a ver el alcalde a los Estados Unidos es un prototipo de prueba que no ha sido instalado comercialmente en ninguna otra parte del mundo y lo que le ofrecieron a Aristóteles fue concretamente que la empresa se atrevería a arriesgar su tren prototipo en Guadalajara, siempre y cuando el municipio construyera toda la infraestructura y les garantizaran por lo menos 150,000 pasajes diarios de $12.00 por persona, en promedio, si no se lograban esos pasajes diarios por los usuarios el municipio se obligaba a pagar la diferencia.

Anuncios