>Por Óscar Maldonado Villalpando

Grupo de alumnos de Tapalpa en 1961. Fue en un paseo a Lagunilla.

Como volver el tiempo junto al Arzobispo Felipe Aguirre Franco

Un grupo de ex alumnos del Seminario de Guadalajara, el que corresponde a 1961-1976, pero que guarda afinidad y comparte características con una amplia época que bien puede abarcar la segunda mitad del siglo XX.

Representa el tiempo inmediatamente anterior al Concilio Vaticano II, transformador de la Iglesia, y lo que siguió. Guadalajara representativa excelente de lo mejor de nuestra tierra. Este grupo es recibido por un sacerdote jovencito, colmado de dones, el 11 de noviembre de 1961. Era tan numeroso el ingreso que 132 niños fueron enviados a Tapalpa a vivir durante todo el año, al pie de la hermosísima sierra, otros, el grupo de B, los más serios y formales se quedaron en la casa de San Martín, con otro incomparable superior, que en paz descanse, don Ramón Godínez Flores, el de Jamay. Otro sector iniciaba en San Juan de los Lagos con don Guadalupe Hernández, también otro coloso, que aún vive, otros en Totatiche, otros más en Zapotlán, El Grande, algunos iniciaron en Colima o el Gruyo y de Autlán.

Sucede que de aquellos muchachos, algunos llegaron a la meta, o sea que de plano todos llegaron: el seminario en todos cumplió su cometido. Algunos como sacerdotes y grandes profesionistas y excelentes católicos. Y ellos quieren celebrar los cincuenta años de aquel dichoso día y la clave es 11-11-11, día, mes, año.

Como aquel día

Pues este sábado 9 de octubre de 2010, fue posible hacer una reunión, con muchos de los protagonistas y el entonces, Padre Aguirre, que está de regreso luego de cumplir su misión como Arzobispo de Acapulco. Y volvió el tiempo pero con cantos, con hermosos cantos como entonces. Todo cantando. Él volvió a tomar la batuta y aquellos que parecerían viejos, volvieron a cantar con toda la voz, cantar de alegría, cantar a la vida, cantar ha sido el signo de esta formidable experiencia.

El lugar fue en los anexos del templo de Jesús de Nazareth, muy cerca de la Basílica de nuestra Señora de Zapopan. Periodistas, doctores, ingenieros, comerciantes fueron reconocidos por el Padre Aguirre por vertebrar a la Iglesia en el momento presente, por inculturar el Evangelio en su mundo.

Hubo tiempo de cantar el corrido del Zorrillo, algo que paso allá en Tapalpa el 28 de febrero de 1962, cuando un zorrillo se metió al dormitorio y hizo rociadero de muchachos y dejó su perfume por mucho tiempo.

Luego hubo propuestas para la celebración y una deliciosa comida. Un ejemplo de cómo no dejar ir nuestros valores, recobrar identidad.

Anuncios