>+ Encapuchados lo emboscaron
al llegar a Cañadas de Obregón


+ Un escolta sobrevivió a
pesar de lluvia de balas

Cañadas de Obregón, Jal.- Nuevamente la zona de Los Altos vuelve a registrar hechos violentos donde al menos una persona muere asesinada. Esta vez fue el director de la policía de Mexticacán quien sufrió una emboscada el pasado 13 de octubre, en donde al menos diez sujetos encapuchados abrieron fuego en su contra.

La noche del miércoles, Mario Mejía Rubalcava, de 33 años de edad y director de la policía municipal de Mexticacán, viajaba de este lugar rumbo a Cañadas de Obregón por la carretera que enlaza estas dos comunidades; iba acompañado de Petronilo Martínez Pérez, de 30 años de edad, quien es policía municipal y escolta de Mejía Rubalcava.

Los dos hombres viajaban a bordo de una patrulla municipal cuando a 10 kilómetros antes de llegar a Cañadas, en una curva conocida como “El Basurero” donde lo complicado del camino obliga a disminuir la velocidad, además que había varios conos de advertencia en el camino, lo que hizo aminorar aún más la marcha al conductor.

Lo anterior fue aprovechado por un grupo de al menos diez hombres encapuchados, que estaban ocultos en varias camionetas de modelo reciente estacionadas a la orilla, y abrieron fuego en contra del vehículo del director policiaco.

Los policías intentaron repeler la agresión y en el intento terminaron volcados al fondo del barranco que se encuentra en ese lugar y que es aprovechado como basurero por el municipio de Cañadas. La patrulla quedó a unos 8 metros de profundidad entre toneladas de desperdicios al aire libre.

Mario Mejía Rubalcava quedó muerto dentro del vehículo con varios impactos de bala en su cuerpo, mientras que Petronilo sobrevivió al ataque, aunque lesionado de bala, por lo que fue llevado hasta el Hospital Regional de Tepatitlán en un convoy fuertemente vigilado por policías municipales de Tepatitlán, que prestaron el apoyo a policías de Cañadas y Mexticacán.

También llegaron elementos de la Procuraduría de Justicia y peritos forenses, quienes encontraron más de 50 casquillos de bala de AK-47 y AR-15. El cuerpo del extinto director de la policía fue llevado a la morgue de Tepatitlán.

Nada se supo de los agresores ni los motivos para haber acabado con el funcionario municipal, sin embargo trascendió que en una brecha cercana a la cabecera municipal de Cañadas se encontró abandonada una camioneta familiar VW, la cual tenía en su interior varios casquillos percutidos de bala de los calibres antes mencionados.

Anuncios