>Logo-Pórtico

Seguimos siendo letra de cambio

Hubo un movimiento impresionante de priístas, como hacía muchos años no se registraba.

Eso es bueno; pero puede no serlo tanto.

Hubo muestras de apoyo contundente a la figura de la alcaldesa de Tepa.

Cecilia está ahora fortalecida ante los ojos estatales del priísmo.

Eso es bueno; pero se debe definir para quién.

Con la plataforma que le han colocado a la alcaldesa, se abre la posibilidad de que Cecilia González siga creciendo en el ámbito político. Eso es innegable, pero así como tiene cosas muy buenas, muy positivas, hay también, como todo en la política, graves riesgos de que Cecilia pierda lo mejor que tiene hasta ahora, el respaldo de su gente de Tepa.

Ya lo vimos hace unos cinco años, cuando en aquél entonces el alcalde fue incluso presidente nacional de los alcaldes panistas. Muy buenos augurios, muy buena posición, buen respaldo interno y… nada pasó en Tepa.

Esos nombramientos son muy buenos, siempre y cuando el equipo que rodea a Cecilia le respalde con trabajo y proyectos específicos. Si Cecilia tiene plataforma para explicar en el DF y en Guadalajara los temas que le importan a los tepatitlenses, va de gane. Serán oportunidades de oro.

Si Cecilia puede enganchar en aquellos lugares el respaldo (económico sobre todo) para sus proyectos municipales, entonces le serán reconocidos sus logros. Pero luego deberá tener aquí, en su tierra, gente que le ayude a permear, a bajar hacia el pueblo, esos beneficios. Y ese equipo deberá ayudarle a dar atención y resultados al vecino, al obrero, al empresario, a las amas de casa.

De ese tamaño es, desde la perspectiva interna, el papel que jugará Cecilia ahora con su nombramiento estatal.

Pero luego viene la escena jalisciense. Si la alcaldesa de Tepa, que representa a los alcaldes priístas de Jalisco no es tomada en cuenta para discutir los temas que a todos ellos les interesa, pues soberano nombramiento que no le ayudará más que para distraerle. Con la representación que le han conferido los priístas gobernantes, Cecilia debe estar en las grandes discusiones, junto a Aristóteles el tapatío, junto a Vielma el Zapopano, junto a Castro el alfarero.

En el escenario estatal Tepatitlán tiene un peso específico, por su alta producción agropecuaria, por su aporte a la balanza comercial interna, por su captación bancaria. Pero también podría perder mucho de ello ante la asfixiante amenaza de la metropolización de la Capital jalisciense. Las obras de Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque y hasta Tlajomulco, parecen tener más importancia que las requeridas en Tepa, en Lagos, en Ocotlán. Pero esa es simple percepción, porque los alcaldes metropolitanos aparecen más en los medios.

Incluso, no es nueva, existe la sensación de que los temas de Tepa, Ocotlán, Lagos, Arandas –por citar ejemplos- sirven de letra de cambio a los políticos centralistas para alcanzar mejores acuerdos para los municipios metropolitanos.

Tenemos entonces un tema que dará mucho para la discusión.

El nombramiento de Cecilia es bueno, no hay duda. ¿Será bueno al pasar los días?, ¿Será bueno para ella o también para los tepatitlenses?

Ese es el tema profundo. La foto ya se tomó y se difundió, ahora le toca a Cecilia y a su equipo dar pruebas de que tienen proyecto, traen información y son respaldados para que, el liderazgo de la asociación de alcaldes sirva para atraer la atención, los recursos y los programas a esta región que, con los panistas, se anunció lo mismo: muchas posiciones políticas y pocas obras trascendentes.

Cecilia tiene una oportunidad de oro, para ella y para su pueblo. Esperemos que no la utilicen los dinosaurios priístas como letra de cambio para las aspiraciones de terceros, que ya se mueven solos o con sus intereses particulares…

Anuncios