>Por Alejandro González Ontiveros.– La seguridad pública es tarea de varias instituciones y no nomás de la policía municipal, afirma el director de la corporación en Tepatitlán, Víctor Manuel Muro Ávalos.
Esto viene al tratar el tema de que la gente se queja del alto número de hechos delictivos y la sensación de que los delincuentes no reciben el castigo merecido. “La gente entiende por Seguridad Pública el que la policía persiga y detenga a los criminales y si luego quedan libres o no reciben el castigo merecido y vuelven a delinquir se piensa que la corporación no está haciendo bien su trabajo”. Señala Muro.

La seguridad pública, según el director, se compone de varias tareas, empezando por la prevención del delito y la detención de los malhechores, cosa que atañe a la policía municipal, estatal o federal, según sea el caso. La siguiente tarea es la procuración de justicia y que aquellos que sean hallados culpables de algún delito sean acusados ante una autoridad superior, cosa que le corresponde al Ministerio Público y la Procuraduría de Justicia.

La siguiente actividad de la seguridad pública es el auto de formal prisión y el proceso correspondiente, cosa que debe hacerse por un juez, quien debe hacer un juicio justo de acuerdo a las pruebas y cargos presentados y emitir un juicio y el castigo para el inculpado.

Lo último de la cadena de la seguridad pública es la readaptación social e inserción en la sociedad, lo que corresponde a las cárceles y a las autoridades que las rigen.

“Si algo falla en el proceso entonces no hay justicia y tampoco seguridad… si no se previene el delito y tampoco se agarra al culpable, es culpa nuestra, pero si cumplimos y en una instancia posterior el infractor queda libre entonces hay una falla en las otras instituciones de justicia”. Afirma el director de la policía.

Esto viene a colación porque a veces el Ministerio Público deja salir libres a los detenidos a pesar de ser evidentemente culpables. Según Muro, la explicación que da la fiscalía es que las detenciones se hacen de manera ilegal y eso echa por tierra cualquier posibilidad de consignación.

Se ha hablado con el delegado de Altos Sur de la Procuraduría sobre estos casos y el funcionario se comprometió a analizarlos con los agentes del Ministerio Público.

Otra cuestión sería que hace falta reformar la ley para evitar las trampas legales que impiden que se consigne a un detenido. Por poner un ejemplo, el código penal dice que la detención de un sujeto es legal cuando es señalado e identificado por el ofendido antes o en el momento del ilícito, cosa que prácticamente es imposible de cumplir.

Anuncios