>Por Rubén Arias Barajas

Vaya para Ustedes el saludo semanal de costumbre.

Ha pasado la euforia de las fiestas de Septiembre y ahora se recobra la cordura y la calma, no por mucho tiempo, en este fiestero municipio de Arandas donde la fiesta probablemente dejó bolsillos escasos de efectivo, gastritis, crudas morales, cansancio por las desveladas y las traspasadas, pero no dejó mal sabor de boca, eso sí que no.

Una vez más considero que es de la más elemental justicia ponderar la actitud de los anfitriones arandenses que en estas fiestas nuevamente echaron la casa por la ventana y mostraron su hospitalidad y su lado armonioso y cordial de hacer las fiestas.

Hoteles llenos hasta el tope. Restaurantes y comercios de venta de ropa vaquera y souvenirs, se vieron atestados de gente que se pone “el uniforme” como yo he dado en llamar al atuendo que por los días de la fiesta septembrina ya se acostumbra.

Fuera trajes y ropa formal. Venga del closet o a comprar los jeans o pantalones vaqueros y las camisas a cuadros y el infalible sombrero o tejana que nos pondrían ad hoc para la celebración y mezclarse entre la gente, no para pasar desapercibido, no, para ser parte del conglomerado y parte al fin del festejo todos.
Nuevamente Arandas olió a la flor de Santa María. Su color amarillo y su perfume natural envolvió las calles del centro de Arandas el 16 de Septiembre particularmente en el combate de flores, porque desde hace muchos años, se ha vuelto una flor simbólica de esta fiesta.

Se extrañó, más que el año pasado, la ausencia de pequeñas banderitas o motivos patrios especialmente porque se le ha dado difusión muy amplia al festejo del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución Mexicana, que sin embargo no pegó en el ánimo de las personas, lo que se puede considerar como preocupante, porque la civilidad y el amor por nuestros símbolos patrios, pareciera que decae o tal vez y eso deseo, haya sido un asunto de carácter económico que no propició el ver los adornos en automóviles y personas.

Aunque yo me quedo con la circunstancia de que los gobiernos aprovechan las oportunidades para llamar la atención a los reflectores de la publicidad, porque en realidad los docientos años que festejamos, no pueden ser relativos a la Independencia de México, porque ésta se consumó en el año de 1821, por lo que ese festejo está fuera de lugar. En todo caso, debimos festejar doscientos años de que el Padre de la Patria don Miguel Hidalgo y Costilla, arengó a la gente en el pueblo de Dolores Hdalgo, Guanajuato, para iniciar el movimiento independentista, cosa que es muy diferente.

Claro que la forma de festejar de cada quien, pues es muy propia y se vieron muy buenas señales especialmente en la ceremonia del Grito de Independencia que por esta ocasión cambió de sede nuevamente, al ser llevado al kiosco de la plaza principal que se vió atestada de personas que respetuosamente presenciaron el evento y que respondieron con voz fuerte y emocionada, los vivas que el Presidente Municipal de Arandas, Pepe Valle lanzó en esa noche tan especial.

Arandas se vio premiado nuevamente con la presencia de mucho turismo que sin duda representó una derrama económica importante para el comercio local y además, ganó en imagen, pues la publicidad que se da de boca en boca, está demostrado que tiene efectos muy positivos.

No hubo derroche, es cierto, pues la economía no está en el mejor de los momentos, sin embargo, hubo eventos llamativos para todos los gustos, desde el deporte hasta los eventos culturales que en diferentes escenarios se realizaron y que al parecer dejaron satisfechos a propios y extraños.

La culminación de la fiesta, en este megapuente, era propicia para los excesos de todo tipo, sin embargo, debe destacarse la conducta de las personas participantes, pues no hubo absolutamente ningún evento desagradable que lamentar y así culminaron por este año las celebraciones de la independencia que además, con un nuevo equipo de gobierno a cargo, sin duda tuvo la oportunidad experimentar las dificultades que se tienen que superar en la organización de eventos masivos.

Esperamos ahora las posadas que más pronto de lo que imaginamos llegarán como antesala de la fiesta grande, la más importante de Arandas, su Expo Feria Arandas 2011 en Enero.

Nos leeremos en la próxima entrega.

Anuncios