>Logo-Pórtico

Ni se mide ni se pesa, solo se disfruta…

Fue la mañana del 10 de septiembre de 1960 cuando el cuadrante de Amplitud Modulada recibió un nuevo inquilino. Casi en el extremo derecho del cuadrante se comenzó a escuchar la Radio Alteña, en un improvisado local de “una orilla” de la ciudad, en el barrio alto, en la esquina de lo que conocemos ahora como “El Parque del Maestro”.

Aquél año fue histórico para Jalisco, pues fue una década de muchos avances sociales, políticos y económicos. En aquel año del 60 se inauguró el estadio Jalisco. Se iniciaban transmisiones de señales de televisión como Canal 4 de Guadalajara, se inauguraba en Guadalajara el primer centro comercial (Plaza del Sol) y, en Tepatitlán iniciaba formalmente una era que ha marcado la historia de la comunicación entre los alteños.

Para las nuevas generaciones, para los chavos, es común marcar un número y, sin cables, poder enlazar comunicación verbal con sus seres queridos. En el rancho, en la ciudad, en el país o hasta en el extranjero. Esa es su realidad, esa es “su” comunicación.

Pero hace cincuenta años, cuando la gente de la región tenía poca infraestructura, cuando apenas comenzaba lo que ahora es un emporio económico como la Avicultura; cuando las escuelas escaseaban –y también el empleo-.

Hace cincuenta años Tepatitlán comenzó a registrar muchos cambios económicos y sociales. La Radio Alteña fue un activo testigo de ese crecimiento a través de sus programas, de sus canciones, de sus locutores.

Este 10 de septiembre, la estación de Tepa (que ahora transmite en el 550 de amplitud modulada), cumplió 50 años de transmisiones.

La faena no ha sido nada fácil. Para Don Ismael Alvarado Robles, el Patriarca de esta empresa de comunicación fue su vida entera. Pocas cosas le apasionaban como su estación (sus estaciones, pues también incluimos a Ritmo 720 de San Juan de los Lagos).

La familia Alvarado tiene este mes un gran motivo para celebrar.

Las familias tepatitlenses tienen, también, un buen pretexto para conmemorar con la Radio Alteña los cincuenta años de transmisiones, porque aún y cuando hay más opciones en el cuadrante, en la AM y en la FM, aún con la llegada del Internet, del MP3, del I-pod y de todos esos aparatos, la Radio Alteña sigue sonando… y fuerte.

El próximo 30 de septiembre habrá pachangón en el Parque Bicentenario con bandas y grupos musicales, gratis. Será una velada muy movida, como deben ser estos festejos.

Pero también deberíamos dejar algún espacio en memoria de ese visionario y tesonero hombre que dejó un legado en la comunicación de Los Altos: Esperamos que las autoridades municipales, los regidores apoyen la idea de la alcaldesa Cecilia González de honrar la memoria de Don Ismael Alvarado.

Cincuenta años no se cumplen fácilmente en los medios de comunicación, y menos, en medio de tantas crisis como las que se han vivido en las últimas décadas, donde lo último en que se invierte es en publicidad en medios electrónicos. Pero aún con crisis, con dificultades, con altibajos, la Radio Alteña sigue sonando y fuerte, a 50 años de sus inicios, a tres generaciones de su arranque, sigue y sigue fuerte.
Cincuenta años bien valen la pena un buen pachangón. 50 años bien valen la pena un espacio para recordar a quien lo hizo posible.

Son 50 años años, son las Bodas de Oro, de una estación que vale sus años…

Anuncios