>+ Tanto que lo mejorcito fueron unas de Jalos que ni son de la prepa…
+ Y las que cantaban en inglés, creían que iban a apantallar a los jueces

Por Fabiola González Ontiveros

Pues bien… el evento principal de esta semana fue la final del concurso de canto, entre otros, como la eliminatoria del concurso de baile en el patio central de la escuela, que se llevó a cabo el martes y que estuvo muy ambientado en los dos turnos… porque claro, me fui de argüendera también en la tarde para ver cómo estaba el relajo en dicho turno.

También este miércoles se realizaron las elecciones para presidente estudiantil, en el que después de mucho ensuciar la prepa y faltar a clases como la vez de las elecciones para consejero, ganó Adrián Loza con 298 votos. Se supone que son la voz de los estudiantes pero, con los dos presidentes anteriores que he tenido, sé que no sirven para nada, y podría decir que ni los mismos candidatos saben exactamente qué es lo que van a hacer o cuál es el propósito de todo el desmadre, pero no me voy a adentrar en el tema porque hace ya varias ediciones di mi opinión acerca de este tipo de elecciones que no tienen ni pies ni cabeza, además que ahorita la prepa está en una fiesta cultural que no se debe manchar por estas cosas.

Por eso empecé a decir de la final de canto, pero siempre me salgo por la tangente.

Respecto a este concurso empezó todo mal, se hizo un desmadre bien bonito en el que los que menos disfrutaron fuimos los alumnos, pero las cosas estuvieron así:

No sé si porque este año tuve la oportunidad de estar en las inscripciones o qué, pero había muchísimos participantes en esta ocasión, y los años anteriores sólo me tocaba ver lo que se presentaba en la tarima del patio, por supuesto después de una eliminatoria en el aula magna, por la cantidad de gente, y a la tarima del patio sólo pasaban unos cuantos, que por lo regular no pasaban más de 10, y ya de ahí, del turno vespertino y de los demás módulos sacaban a los que iban a pasar a la final.


Esto, repito, en los dos años anteriores que he visto dicho concurso. Y esta vez, el jueves pasado que se supone sería la primera eliminatoria, estábamos muchos alumnos sentados en el patio, desde temprano, tratando de encontrar un buen lugar desde donde observar la competencia… ¡y nada! Que nos dicen que la eliminatoria va a ser en el aula magna y nada más, que no saldrían a cantar a la tarima como siempre, ¿por qué? No lo sé, pero muchos compañeros me dieron su propia respuesta diciendo que por ojetes, porque ningún trabajo les cuesta hacer las cosas como siempre, además… ¿en qué les afectaba que los muchachos cantaran afuera? Ni siquiera puedo dar una respuesta irónica porque no sé qué fue lo que pretendieron con eso, sólo sé que fue un chanchullo mal hecho, y encima de todo mientras estábamos ahí esperando como tarugos con la esperanza de que cantaran, nos pasan dos profesores, en diferente tiempo, a decirnos que qué estamos haciendo ahí sentados, si el concurso no va a ser afuera. ¡Ah qué méndigos! C
asi podría pensar que disfrutaban diciéndolo, que era un lero lero muy cordial. ¿Qué nos quedó decirles? “Pues nada, aquí estamos pasando el rato nomás, es que hay sombrita y estamos bien a gusto”. Pero de que nos vieron la cara, nos la vieron.

Así que como no supimos quién participó, cómo cantaron, quién la había regado y no pudimos dar nuestra opinión al respecto, nos tuvimos que conformar con la final, sin saber ni qué, confiando en que hubieran escogido a lo mejorcito.

La cita era para el jueves a las 7:00 de la tarde en la plaza, pero para agarrar lugar llegamos como a las 6:20 y todos los escalones ya estaban llenos, de pura gente del turno vespertino ¿Qué esos nunca tienen clases? ¿O todos se las vuelan? Había pocos del turno matutino, y aún con la gente que ya estaba ahí nos acomodamos en un lugarcito que agandallamos, mientras la gente seguía llegando.

A las 6:30, cuando cerraron la calle, en un abrir y cerrar de ojos ya estaba tapizada de muchachos, sentados en el suelo, en todos lados, sin importar que los carros hubieran pasado y que todo estuviera sucio… no importaba, con tal de ver a los participantes lo más cerca posible.

Pasaditas de las 7 empezó todo, y se me hizo raro ver que estuvo muy apagado, recuerdo que en años pasados nos la pasábamos gritando y haciendo escándalo, burlándonos o echando porras, pero el chiste era hacer argüende, y esta vez no… estábamos medio aburridos con las primeras presentaciones, y enojados porque no pudimos ver la primera eliminatoria.

Fueron 20 participantes, y uno no estaba mejor que el otro, tuvo sus ratos esporádicos en los que se prendió el público, como con la participación de Felipe, las cuatas Marcela y Carolina, Eric que cantó chidísimo Dígale de David Bisbal, y Adrián nuestro presidente, que también dizque le hace a la cantada, y le caló con Tatuajes de Joan Sebastian, pero como que no le salió mucho, y también a la bailada, que pasó a la final y lo veremos el próximo miércoles en el mismo escenario.

Los demás no tuvieron mucho chiste, a excepción de los dos últimos duetos que… de plano se pasaron, yo aún no puedo entender cómo es que pasaron a la final. El penúltimo dueto, era de unas muchachas, que daban la impresión de sentirse acá bien fregonas, y según ellas cantaron en inglés, y de repente en español, pero digo según porque cantaron horrible, bien dicen que el mucho abarca poco aprieta, a lo mejor por eso pasaron, impresionaron a los jueces cantando en inglés, pero se les olvidó que había que… ah sí, cantar.

Con todo y sus tropiezos terminaron de cantar los participantes, y mientras los jueces deliberaban cantaron unas muchachas de Jalos, y su dueto se llama Posdata, la verdad… fue lo mejor que escuché en toda la noche, cantaron bien chido, tenían voz, presencia y muchas ganas de estar ahí, por lo que animaron a todo el público a cantar con ellas canciones conocidas, mientras que los hombres les tomaban muchas fotos y las mujeres se divertían cantando a todo pulmón, pero terminaron de cantar y entonces sí todo el mundo estaba esperando los resultados.

En primer lugar quedó Eric, al que ya de plano le dicen Eric Bisbal, pero sí se lo mereció porque fue el que cantó mejor de todos, y aunque los demás se veían un tanto decepcionados, pero estoy segura que esta vez sí ganó el mejor, así que ¡Muchísimas felicidades Eric!

Ah… y no se les olvide que este miércoles que viene es la final de baile en la plaza, que también se hace un desmadre, así que están todos invitados, total para hacer relajo… entre más seamos, pues mejor.

Anuncios